sábado 30 de noviembre de 2019 - 12:00 AM

Cuidémonos del azúcar

Llevamos más de 20 años tratando de enseñar que la alimen-tación chata-rra consumi-da en los pri-meros dos años de vida produce canti-dad de enfer-medades
Escuchar este artículo

A pesar de todas recomendaciones que damos diariamente, el consumo exagerado de azúcar refinado ha aumentado en Colombia, siendo los principales consumidores, los niños. Recuerden que es la causa principal de obesidad, diabetes, síndrome metabólico, hígado graso, enfermedades neurodegenerativas y algunas variedades de cáncer. En adolescentes se relacionan con el acné y quistes de ovario y seno. Más grave aún, el uso en todo tipo de productos de pastelería y panadería, de jarabes de maíz y fructosa, carentes de vitaminas, minerales y fitoquímicos y sin ningún ingrediente antiinflamatorio o antioxidante.

La industria alimentaria en su afán de vender sigue produciendo aguas de sabores, bebidas de almendra y soya que son gaseosas comunes disfrazadas; las redes sociales sin control siguen publicitando este tipo de bebidas y alimentos como “lo máximo” y vemos a los niños, recibiendo todo tipo de gaseosas a cualquier hora del día. Llevamos más de 20 años tratando de enseñar a las familias que todo tipo de alimentación chatarra consumida en los primeros dos años de vida produce gran cantidad de enfermedades inflamatorias y autoinmunes en los años posteriores. Todas estas gaseosas y bebidas disfrazadas no dan sensación de saciedad a diferencia de consumir un alimento sólido y beber agua común y corriente, no embotellada ni en bolsas plásticas, liberadoras de bisfenoles, causales del desarrollo sexual temprano.

El consumo de cereales integrales, granos naturales, leguminosas, frutas con cáscara, verduras de hojas verdes y bayas bloquean el efecto nocivo del azúcar refinado y los jarabes endulzantes de origen químico.

Recordemos que el arroz, yuca, papa sin cáscara, cereales y cierta variedad de pan es azúcar pura inflamatoria y oxidante; por esto siempre debemos comerlos acompañados de verduras, leguminosas, champiñones, raíces chinas.

Para endulzar, existen muchos azúcares diferentes a la de caña; no se utilizan ampliamente y tienen gran capacidad antioxidante. Estos incluyen la miel de abejas, el azúcar en bruto de la caña y sin procesar, los jugos de frutas y plantas (estevia), jarabes naturales (ej., ágave) o fabricados de algunos granos (malta de cebada, arroz). Todo lo que necesitamos es disminuir su consumo, no prohibirlo.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad