sábado 15 de enero de 2022 - 12:00 AM

El estrés


La creencia general es que la comida mejora el estrés, apreciación que es real. Lo grave es consumir alimentación chatarra pretendiendo tranquilizarnos.
Escuchar este artículo

Se denomina estrés al conjunto de reacciones corporales que presentamos cuando tenemos un estado de tensión nerviosa secundario a exceso de trabajo, inminencia de accidente, ansiedad, fracaso de pareja o matrimonial, quiebra en un negocio y cientos de situaciones angustiantes. El estrés es un mecanismo de defensa del cuerpo que libera cientos de sustancias y hormonas para protegernos ante un peligro inminente. El estrés es agudo como por ejemplo, atravesamos una calle y un camión nos va a atropellar; el estrés nos produce una reacción de huida, protegiendo la vida. El estrés crónico se presenta cuando mantenemos una reacción de angustia diaria y persistente ante la inminencia de quiebra en un negocio o al tener una ruptura emocional.

En ambas circunstancias la respuesta del cuerpo es liberar unas sustancias denominadas catecolaminas que nos protegen. En Colombia, en los últimos años, el porcentaje de personas estresadas con diversas enfermedades crónicas secundarias aumentó en forma considerable. Pésimos gobiernos pasados, corrupción vergonzosa, terrorismo, carencia de trabajo, incapacidad de pagar deudas, salarios retrasados, problemas en la oficina, niños portándose mal todo el día, mala relación matrimonial y cientos de situaciones son productoras de estrés. La creencia general es que la comida mejora el estrés, apreciación que es real. Lo grave es consumir alimentación chatarra pretendiendo tranquilizarnos. Es tentador a toda hora calmar la ansiedad con un helado, paquetes, gaseosas o bebidas embotelladas y diversos alimentos endulzados con azúcares procesados y grasas poco saludables, culpables de aumento importante de los depósitos grasos del cuerpo. Esta mezcla “fatal” es una de las causas productoras de obesidad, diabetes tipo 2, enfermedades neurodegenerativas y algunas variedades de cáncer en mujeres jóvenes.

¿Qué hace el estrés? Cambia la flora probiótica o intestinal perdiendo la capacidad de ser antioxidante, antiinfecciosa y antiinflamatoria. Al tenerla desequilibrada, un virus puede atacarnos en forma más agresiva apareciendo la enfermedad crónica como el lupus, artritis, esclerosis múltiple y más enfermedades autoinmunes; es decir, nos enfermamos porque las defensas nos “autoatacan”. Ayer confirmaron por ejemplo que la esclerosis múltiple la produce un virus. Podemos controlarla, sí. El secreto parece estar en el intestino.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad