sábado 27 de febrero de 2021 - 12:00 AM

El queso y la inteligencia fluida

Ratifican y concluyen que comer bien, es el mejor preventivo de enfermedades neurodegenerativas. Es la “solución milagrosa” que estamos buscando.
Escuchar este artículo

La inteligencia fluida es la capacidad de resolver problemas nuevos o usar la lógica en situaciones en los que no se tenía conocimiento. Es la mejor herramienta para detectar tempranamente la aparición de enfermedades degenerativas como el Alzheimer, en personas de 40 a 80 años de edad.

La dra. Willette, profesora de la universidad de Iowa, publica este estudio donde analiza la relación entre 49 alimentos y la aparición de enfermedades neurodegenerativas. Analizan lácteos enteros y fermentados, frutas, verduras, pescado, carne, pollo, pan, café, vino, huevo de gallina de pastoreo y camarón. Vale la pena comentar que los resultados son similares a los publicados por investigadores holandeses en 30.000 personas que controlaron durante 20 años y en 10.000 japoneses mayores de edad seguidos durante 17 años.

Confirman que las personas que comen queso y bebidas fermentadas todos los días, tienen mejores puntajes de inteligencia fluida seguidos por los que consumen vino y comen carne de borrego.

Consumir alimentos en forma adecuada protege epigenéticamente de las alteraciones cerebrales en generaciones posteriores.

Ratifican y concluyen que comer bien, es el mejor preventivo de enfermedades neurodegenerativas. Es la “solución milagrosa” que estamos buscando.

Los mejores quesos son los frescos fermentados con mohos y bacterias probióticas fabricados con leche proveniente de vacas alimentadas con pasto. El queso es un alimento “completo” rico en calcio, vitamina D y vitamina K2 dando gran fortaleza ósea, previniendo se deposite el calcio en las arterias.

El estudio fue doble ciego; es decir la mitad no comieron productos lácteos fermentados. Los que sí comieron tuvieron mayor función cognitiva y mejor memoria a corto plazo. Además encontraron que comer queso y fermentados lácteos, disminuye en un 30% la aparición de enfermedad cardiaca y otros problemas crónicos incluyendo la diabetes tipo 2 y enfermedades autoinmunes.

Recordemos que si queremos reforzar nuestra inteligencia y funciones cognitivas previniendo la degeneración cerebral, debemos evitar todo tipo de comidas rápidas procesadas y gaseosas azucaradas, reemplazándolas por alimentos benéficos para el cerebro como los pescados de agua fría, vegetales crucíferos y de hojas verdes, huevos de gallinas pastoreadas y quesos.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad