sábado 04 de diciembre de 2021 - 12:00 AM

Entrenamiento en el gimnasio


Cada niño es diferente y de acuerdo a la edad se debe programar el ejercicio desde lo simple hasta la mayor complejidad
Escuchar este artículo

Debemos manifestar que el mejor deporte es el que se practica al aire libre, alejados de la contaminación ambiental, situación difícil de alcanzar en la actualidad por la polución presente en todas las ciudades, incluyendo Bucaramanga.

Hace pocos años se consideraba que el entrenamiento en gimnasios era peligroso en niños. Hoy es necesario recurrir a los gimnasios para lograr que un niño practique algún tipo de ejercicio o deporte.

Llegan las vacaciones y la pregunta de muchos padres es: ¿a qué edad puedo llevar mi hijo al gimnasio? ¿Puede mi hijo levantar pesas o hacer “entrenamiento de fuerza”? ¿Si levanta pesas se queda pequeño?

La respuesta es: a cualquier edad puede el niño mayor o adolescente asistir al gimnasio y levantar pesas, no deje los niños pequeños. Lo importante es que el ejercicio sea dirigido por personas verdaderamente calificadas.

El niño que realiza entrenamiento dirigido por personas preparadas y sin improvisaciones de ninguna clase, adquiere mayor elasticidad que lo protege de lesionarse al practicar otros deportes; desarrolla mayor masa muscular y aumenta sus habilidades mentales; aumenta su estabilidad articular y tienen mayor autoestima e inteligencia emocional. Y más importante, el niño que hace ejercicio estudia mejor con mayores logros académicos y crece alejado de adicciones.

Ahora, no es lo mismo entrenar un niño de 6 años y por ejemplo otro de 10 años. A los 6 años es prioritario desarrollar habilidades técnicas con mejoría en el control y función muscular y no volverlo musculoso; en el de 10 años de acuerdo a cada deporte, debemos buscar el desarrollo de capacidad y resistencia física.

Cada niño es diferente y de acuerdo a la edad se debe programar el ejercicio desde lo simple hasta la mayor complejidad, aumentando los tiempos de entrenamiento, el volumen y el tipo de ejercicio a realizar.

El niño pequeño puede necesitar dos sesiones semanales; el mayor que ya le gusta un deporte determinado puede asistir tres a cinco veces a la semana.

Finalmente, “el entrenamiento debe ser considerado y visto por el niño como algo agradable y no como una imposición del padre”.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad