sábado 13 de marzo de 2021 - 12:00 AM

Harinas refinadas

La energía que dan las harinas refinadas es de pésima calidad; por esto, se recomienda evitarlas en todo momento y reemplazarlas por frutas, verduras, granos...
Escuchar este artículo

La dieta Mediterránea es tal vez la tendencia nutricional saludable más practicada en el mundo. Una de las características principales de la dieta es evitar el consumo de harinas procesadas, similar a las dietas cetogénicas.

Las harinas procesadas se fabrican de granos enteros a los que se les retiran los constituyentes más saludables como el salvado y el gérmen, volviendo la partícula más fina y digerible, perdiendo la mayoría de la fibra que lo constituye y su calidad nutricional. Al digerirse fácilmente, las harinas refinadas tienen un elevado índice glicémico; es decir, al consumirlas se eleva la glicemia en la sangre.

Consumir con frecuencia alimentos que elevan el índice glicémico, puede producir cambios en el metabolismo de nuestro cuerpo, presentando mayor riesgo de padecer obesidad, diabetes, cáncer, infertilidad y cardiopatías. El niño en sus primeros años de vida debe evitar todo tipo de alimento fabricado con harinas refinadas por las alteraciones que produce en su sistema hormonal al llegar la adolescencia. No consumir fibra en forma natural en los alimentos, desequilibra la flora probiótica y disminuye la producción de unas grasas especiales como el butirato, el más poderoso antiinflamatorio, antioxidante y antienvejecimiento que tiene el cuerpo humano.

Recordemos que las harinas refinadas solas, no producen saciedad y sí producen un efecto adictivo con gran respuesta de placer, obligando a consumirlas más frecuente y en mayor cantidad. La energía que dan las harinas refinadas es de pésima calidad; por esto, se recomienda evitarlas en todo momento y reemplazarlas por frutas, verduras, granos y alimentos que aporten gran cantidad de fibra en forma natural con bajo índice glicémico. Al igual que las hierbas y especies, ricas en fitoquímicos y polifenoles asociar a la proteína verduras con contenido elevado de fibra es el mejor antioxidante y antiinflamatorio existente.

Recordemos que consumir alimentos ultraprocesados ricos en harinas procesadas, más de cuatro veces al día, eleva en un 62% el riesgo de muerte por cáncer, obesidad, enfermedad cerebral y cardiovascular, diabetes tipo 2 e hígado graso. Los nuevos alimentos que están invadiendo los mercados, están fabricados con harinas procesadas sin valor nutricional.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad