sábado 21 de mayo de 2022 - 12:00 AM

Jugar con especias

Aclaremos que las especias son los mejores antioxidantes y antiinflamatorias, protectoras del corazón y cerebro. La globalización nos permite disponer de ellas con facilidad

Primero quiero aclarar que no soy cocinero ni pretendo serlo. Lo que si venimos realizando hace más de 20 años, es enseñar a comer al niño desde el quinto mes orientando el proceso de acuerdo a la escuela europea y mediterránea entremezclada con la cocina de influencia árabe. Por esto junto con las verduras iniciamos la administración de diversas especias pretendiendo que la madre juegue con estos sabores maravillosos enseñando al niño. Aclaremos que las especias son los mejores antioxidantes y antiinflamatorias, protectoras del corazón y cerebro. La globalización nos permite disponer de ellas con facilidad.

Todos los días en las revistas y periódicos del mundo se publican cientos de recetas de platos diversos, pero no se enseña a preparar mezclas de especias preventivas de cientos de enfermedades, incluyendo las relacionadas con el síndrome metabólico, diabetes, obesidad y el cáncer. Por esto, hay que enseñar al niño a comerlas.

Especias clásicas permitidas son la sal marina, pimienta, ajo, clavo, comino, el ají y mezclas como el hogo u hogao; dan color, sabor y originalidad al alimento. A medida que el niño crece y recibe todo tipo de comida sólida, podemos incluir mezclas como el curry, harissa, masala, berbere y baharat, nombres extraños de mezclas de especias maravillosas, utilizadas a diario en otras culturas y consumidas desde el desayuno como es normal en Grecia, Turquía, India, España y México. Las recetas e ingredientes se encuentran en Internet.

El curry y la masala son mezcla de especias similares y la mayoría no son picantes. El curry es diferente en cada país siendo el tailandés más picante que el hindú y el verde más que el rojo. Lo importante del curry es que tiene siempre de base la cúrcuma, el comino y el cilantro. Otros currys tienen canela, cardamomo, pimienta, clavo, jenjibre, fenogreco y el hinojo.

Como en otras culturas, enseñemos a nuestros hijos desde el primer año de vida, a consumir platos con verduras y especias diversas mezcladas y no la típica yuca, papa y arroz ojalá integral. Nuestros niños siempre no lo agradecerán en la vida adulta

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad