sábado 05 de mayo de 2018 - 12:01 AM

La cúrcuma

Este grupo de amigos se reunió en un prestigioso restaurante de la ciudad, para celebrar el cumpleaños de Imelda Barcena.
Escuchar este artículo

Hipócrates en el siglo IV (A.C.) recomendaba utilizar la comida como una medicina, principio con gran aceptación en la actualidad. Debemos recordar que las hojas o parte herbácea de una planta, húmeda o seca, usada como saborizante en las preparaciones de alimentos, es denominada hierba culinaria y cualquier otra parte de la planta, usualmente seca, es llamada especie.

La cúrcuma (Cúrcuma longa), perteneciente a la familia del jengibre, es una de las especies más cotizadas en el mundo, utilizada por miles de años en la India y el Medio Oriente, donde es el aditivo alimentario más utilizado. Es llamada “el azafrán de la India”, por su color amarillo profundo. Es una de las especies más utilizadas en la medicina Ayurvédica. El principio fundamental de la cúrcuma es la curcumina, que tiene la capacidad de interactuar con cientos de moléculas, participando en diversas reacciones químicas en el cuerpo humano, siendo sus poderes antioxidante y antiinflamatorio los principales. Esto le confiere gran efecto protector en muchas enfermedades incluyendo varios cánceres (seno, próstata, colon, pulmón y leucemia), diabetes (disminuye la glucosa y mejora la resistencia a la insulina), enfermedades pulmonares, trastornos dermatológicos y la mayoría de padecimientos autoinmunes actuales (artritis, lupus). Por su capacidad de regular los lípidos (disminuye los de baja densidad, colesterol y triglicéridos) tiene gran efecto cardioprotector y cerebral. Mejora la función cognitiva y retrasa la aparición de la enfermedad de Alzheimer, al aumentar los niveles de ácido graso omega 3 (DHA). El consumo regular de cúrcuma en los alimentos disminuye la frecuencia y severidad de todos los padecimientos inflamatorios intestinales.

La cúrcuma puede utilizarse con la mayoría de alimentos y aún consumida en dosis elevadas, no presenta toxicidad. Mejora el sabor de los alimentos incluyendo carne, pollo, pescado, arroz, papa, coliflor, salteada en cebolla, brócoli, zanahoria y pimentón. Sirve de base acompañante en la mayoría de salsas utilizadas para acompañar ensaladas. Asar o cocinar carne aderezada con cúrcuma (una cucharadita de 5 gr. cúrcuma por 100 gr. de carne) disminuye la producción de aminas heterocíclicas.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad