sábado 22 de febrero de 2020 - 12:00 AM

La Medicina en Colombia

Triste ver que por política, burocracia y corrupción... , teniendo Colombia todos los profesionales requeridos... se pretendan convenios con programas en decadencia
Escuchar este artículo

El proceso de formación del médico en Colombia, a pesar de ciertas falencias en algunas universidades públicas y privadas, es ejemplo para muchos países de América y Europa. Ser médico graduado en Colombia es garantía de calidad, ética, conocimiento, motivación, investigación y ciencia. Entre las universidades públicas, cuántos médicos de la UIS, Nacional, Antioquia y del Valle dirigen cientos de proyectos de investigación en otros países y son llamados a trabajar en diversos hospitales y universidades. Qué orgullo se siente el llegar a universidades americanas y europeas y ser bien recibido por ser graduado en universidad colombiana. No tendría espacio en la lista para mencionar estos colegas destacados. La fama actual en el mundo de instituciones como la universidad del Norte, clínica Blue Azul y Asunción solo en Barranquilla, líderes en investigación en recién nacidos y con convenios con universidades americanas, es de mencionar y promocionar.

En su momento, médicos mexicanos y colombianos diseñaron, capacitaron a colegas cubanos en el proyecto de construcción de unidades de cuidado intensivo de niños, hoy desafortunadamente abandonadas. La calidad del médico que están egresando las universidades de la costa lo vemos en nuestra ciudad. Triste ver que por política, burocracia y corrupción, teniendo Colombia todos los profesionales requeridos para el diseño de programas de enseñanza e investigación, en todos los niveles de atención, se pretendan convenios con programas en decadencia como el cubano; más grave, los negociados y la explotación descarada a estos médicos con el dinero de nuestros impuestos. Es una vergüenza que gobernantes del Magdalena, ignorantes en salud (me imagino tampoco son capaces de entender una declaración de renta), pretendan solucionar las consecuencias de la corrupción de sus propios amigos, destituyendo médicos colombianos calificados para desarrollar cualquier programa de salud. Esta actitud es reflejo de su mediocridad y no creencia en la calidad de la educación médica colombiana, reconocida en todo el mundo. Dónde está el pronunciamiento del Ministerio de Salud, Academia Nacional de Medicina, Tribunales de Ética, facultades de medicina públicas y privadas, Colegios Médicos sobre estos convenios fracasados en otros países que pretenden implantar en Colombia.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad