sábado 06 de agosto de 2022 - 12:00 AM

Regresar al pasado

En el año 49 del siglo pasado, la violencia política, muy parecida a lo que estamos viviendo, destruía el país. Uno de los departamentos más afectados fue Santander y en especial García Rovira. La gente se encerraba a las 5 de la tarde debido a las amenazas, bombas, saqueos, violaciones, disparos por la espalda, secuestros, mutilaciones, invasión de fincas, robo de ganado, destrucción de cultivos, incendios de casas y fincas producidos por toros y vacas con los cuernos incendiados, produciendo terror. No olvidemos las mujeres y niños asesinadas quemados en Enciso. Con la historia se miente y olvida. Autoridad no existía pues Samuelito el “incendiario” y sus secuaces, eran los “comandantes” de la policía que dependía de lo llamado hoy, Ministerio del interior. Los directores de la policía eran el gobernador, alcalde o secretario de turno. Cualquiera ingresaba a la policía como sucedía con los campesinos de Pangote.

El 9 de abril este cuerpo policial dirigido por Samuelito y el gobernador de Boyacá, el dr José María, fue enviado a Bogotá “ teóricamente” a proteger la ciudad. Parece hicieron lo contrario, dedicándose a destruir, incendiar y vandalizar la capital siendo enviados de regreso a García Rovira la tarde siguiente. La “omisión de la verdad” del 9 de abril, borró la participación de este grupo en los sucesos ocurridos e incluso refieren que escondieron la identidad del posible verdadero asesino de Jorge Eliecer Gaitán, diferente a Juan Roa.

Se imaginan si la policía pasa al Ministerio del interior y vuelve a ser dirigida por uno que otro senador, alcalde o gobernador cuya ética deja bastante que desear, que podría suceder? No olvidemos la cantidad de tierras que fueron invadidas y robadas en Málaga y Enciso con la complicidad de la policía de Pangote a órdenes de Samuelito y cómplices: “el arsenal” de Horacio y Raúl Espinel Wilches; “la Insula” de los Otero Goyeneche; “las palmeras” de la familia Blanco y los asesinatos de los jueces Sepúlveda Lozano y Duarte Guarin, por investigar estos hechos delictivos. No olvidemos la historia; no regresemos al pasado; no estos cambios.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad