sábado 30 de enero de 2021 - 12:00 AM

Repelentes naturales para insectos

La naturaleza nos proporciona gran cantidad de plantas que sacan corriendo la mayoría de insectos conocidos. Lo mejor, no le causan daño al niño ni a la madre embarazada.
Escuchar este artículo

En esta época del año aumenta la presencia de zancudos, mosquitos, garrapatas y diversos insectos que afectan principalmente a los niños. Una pregunta frecuente en la consulta de pediatría es: ¿cuál es el mejor repelente de insectos, natural, no comercial ni químico disponible en la naturaleza? En el trópico donde vivimos, podemos encontrar muchas plantas y árboles que cumplen esta función.

Empecemos con el eucalipto cuyas hojas contienen gran cantidad de aceites, taninos y aldehidos que al quemarlas ahuyentan los zancudos.

Una planta muy útil es el geranio, utilizada también como cicatrizante y relajante muscular. Tiene un fitoquímico, la quercetina, poderoso repelente de insectos.

Otra planta milenaria como la lavanda, de agradable olor, ha sido utilizada por siglos como repelente. Rica en geraniol, un alcohol terpénico que le da el aroma que los mosquitos odian.

La limonaria, citronela o toronjil, rica en vitamina C y geraniol, da una fragancia ácida que odian los zancudos. Deje en la sala unas ramitas o consiga el spray y sus hijos olvidarán al zancudo.

Es rara la cocina que no tiene diferentes especies y condimentos como la albahaca, utilizada en diversas salsas y preparaciones con pollo. Mal utilizada produce un olor desagradable dado por el estragol, una fragancia que todo tipo de insectos odian; siembre o tenga ramitas cerca y no recordará qué es un mosquito o zancudo. Vital en la dieta mediterránea es el ajo; sabemos que su olor es desagradable pero al machacarlo y dejarlo cerca a las habitaciones, saca corriendo los insectos. Otro condimento común es el romero, de agradable olor dado por el limoneno que odian los insectos.

Como olvidar la menta y su fragancia agradable pero odiada por los insectos por la concentración elevada de ácidos como el benzoico y el acético.

Recordemos la caléndula, excelente antiácido, cicatrizante y antiinflamatorio. Hierves agua, agregas hojas de caléndula y ese vapor saca todos los insectos corriendo.

La naturaleza nos proporciona gran cantidad de plantas que sacan corriendo la mayoría de insectos conocidos. Lo mejor, no le causan daño al niño ni a la madre embarazada.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad