sábado 24 de julio de 2021 - 12:00 AM

Retorno a clases

Por favor, no jueguen más con el cerebro de la niñez colombiana y con el trabajo y mérito de los padres, que quieren tener hijos triunfadores y felices.
Escuchar este artículo

Francia completa un año confinada y los estudiantes han seguido asistiendo a colegios y escuelas todos los días. La no asistencia a clases, es la principal causa de desigualdad social. En días pasados un juez, que debe ser un adalid de la moral, ética y conocimiento, prohíbe el retorno a clases de los niños en Bucaramanga. Argumenta unos hechos absurdos; creo, él mismo no se entiende. ¿Tendrá hijos? No creo. Sabe el juez que cada día que prohíbe el retorno de los niños a clases presenciales, les está produciendo un daño cerebral que puede ser irreversible. Sabrán los padres que la decisión absurda de ese funcionario, destruye algunos procesos de enseñanza y aprendizaje de sus hijos. Sabrán los padres que el estrés tóxico que algunos maestros producen virtualmente, les puede destruir para siempre el manejo de sus decisiones y emociones.

Será que estos jueces toman decisiones sin estudiarlas. Sabrá el juez que el cerebro de los niños necesita ejercicio y juego diarios para alcanzar un desarrollo completo. Conocerá que el juego es esencial en el desarrollo de las inteligencias de los niños y entre más jueguen con compañeros, mejor desarrollo alcanza. Entenderá que la socialización con otros niños es el mejor estímulo para el desarrollo de la memoria e inteligencia. Moverse es esencial para el desarrollo del sistema visual, auditivo y táctil. De paso, el alcalde ausente, ¿sabe estas cosas? Saben que el desarrollo de la empatía es vital en esta época y la única manera de adquirirla es jugando con otros niños. Más grave aún el comportamiento de algunos maestros; la mayoría excelentes, se dejan manipular por una minoría que no quiere enseñar. Por favor, no jueguen más con el cerebro de la niñez colombiana y con el trabajo y mérito de los padres, que quieren tener hijos triunfadores y felices. No dañen sus sueños. Finalmente, el virus letal respeta a los niños. No exijan exámenes para asistir al colegio; recuerden que hasta un 40% puede marcar falso positivo. Lo absurdo de algunos maestros es no asistir a clases presenciales y sí estar en reuniones sociales.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad