sábado 12 de enero de 2019 - 12:00 AM

Santurbán: suicidio lento

Se denomina desplazamiento a “un fenómeno masivo de expulsión de poblaciones, sistemático, de larga duración, vinculado en gran medida al control de territorios estratégicos”. La mayoría de desplazamientos violentos o no tienen intereses empresariales por parte de compañías que quieren apoderarse de recursos energéticos y minerales (esmeralda, carbón, petróleo, oro). En los Santanderes, tenemos el grave problema de querer destruir la principal fábrica de agua, llamada páramo de Santurbán. De paso nos exponen a gran cantidad de tóxicos ambientales como el arsénico, mercurio y cianuro, productores de cáncer y otras enfermedades crónicas intratables (infarto, derrame cerebral, diversas esclerosis). Además, desertifican el páramo, se aumenta la temperatura, suprimen lluvias, destruirán flora y fauna con aumento de gas carbónico, acabarán con las abejas, migraciones de pájaros e insectos y no habrá polinización. Si el nuevo plan de salud se fundamenta en la prevención, ¿dónde están las directrices del gobierno para impedir destruir los páramos?

Con cinismo y descaro, la empresa que quiere destruir Santurbán ha pasado comunicados elegantes a la población, invitándolos a desalojar las áreas en Vetas, California y Suratá en una citación que llaman “Concertación del Plan de Acción del Reasentamiento”; aceptando el daño irreversible para cualquier forma de vida que producirán en las “zonas de influencia” con gran conflicto social secundario. El Banco Mundial se opone al reasentamiento, que denomina “como desalojos forzados de poblaciones que viven en áreas de influencia o impacto de los interesas de las empresas privadas como Minesa. La citación de Minesa es un desalojo forzado (reasentamiento) similar al que realizan los grupos armados. La destrucción de Santurbán afectará los Santanderes y media Colombia en forma irreversible; deberían de una vez reasentar (desplazamiento forzado) también el área Metropolitana de Bucaramanga y Cúcuta. ¿Dónde están los Gobernadores, Ministro de Minas y de Ambiente, Alcaldes, directivos de la Cdmb, AMB, Acueducto, Secretarias de Salud, profesores de universidades? Todos callados viendo cómo lentamente destruyen el páramo de Santurbán y de paso la vida.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad