sábado 20 de junio de 2020 - 12:00 AM

Santurbán y el coronavirus (II)

Los santandereanos así no lo veamos, somos unos privilegiados al tener el Páramo de Santurbán. Sin el páramo y debido a la pandemia, tal vez en este momento, estaríamos llorando miles de muertos más.
Escuchar este artículo

El pasado 9 de mayo escribimos que lo único que se sabía del coronavirus era que aumentaba su virulencia por la contaminación ambiental. Sugerimos que ajeno a las políticas tomadas por el gobierno, parecía que el clima que produce el Páramo de Santurbán, hace que el contagio en Bucaramanga y área metropolitana sea menor. Nuestro clima tiene unas características dadas por la temperatura, su variación entre el día y la noche, el tipo de vegetación, presencia de bosques y humedad, que impiden al virus reproducirse con facilidad.

Un mes después se conoce que la disminución de 1% de humedad aumenta en 6.11% el número de casos de COVID-19. Bucaramanga, gracias al páramo de Santurbán, tiene humedades por encima del 60%, ambiente donde el virus vive menos y se reproduce con dificultad. Además, la mayor humedad hace que expulsemos al respirar, aerosoles más grandes y pesados, cayendo al suelo con las partículas virales, disminuyendo el riesgo de contagio. Por otro lado, niveles bajos de vitamina D, desequilibran las defensas del cuerpo y agravan la enfermedad; nuestra ciudad a las 9 a.m. y 2 p.m. tiene la mejor radiación solar que le permite a la piel, sintetizar más vitamina D. Asolearnos 10 minutos a esas horas puede ayudar a que la enfermedad se presente en forma más suave.

En estos meses muchas personas han compartido fotos bellísimas de los atardeceres en nuestra región; estos atardeceres y luminosidades (“el sol de los venados”) dependen del clima que controla el Páramo de Santurbán; su presencia estimula la producción de melatonina en la noche, gran reguladora de las defensas del cuerpo controlando la severidad del coronavirus.

Los santandereanos así no lo veamos, somos unos privilegiados al tener el Páramo de Santurbán. Sin el páramo y debido a la pandemia, tal vez en este momento, estaríamos llorando miles de muertos más. Aún desconocemos qué va a pasar con el virus; conocemos que una combinación de humedad, calor, radiación solar, vitamina D, y comportamiento humano han hecho que hasta el momento sea menos virulento. Este es otro motivo para proteger a Santurbán.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad