sábado 29 de junio de 2019 - 12:00 AM

Vitamina C

La vitamina C o ácido ascórbico, es un nutriente esencial en la vida del ser humano. Las plantas producen vitamina C, vital para su crecimiento y desarrollo. La deficiencia produce una enfermedad llamada escorbuto.

La vitamina C es un antioxidante poderoso con papel importante en el sistema de defensa, antienvejecimiento, funcionamiento de las paredes de los vasos sanguíneos, producción de colágeno y en la síntesis de las proteínas asociadas a grasas (lipoproteínas).

A diferencia de otros animales, el ser humano no produce vitamina C por lo que hay que consumirla con los alimentos. La mayoría de frutas, en especial los cítricos, papaya, fresas, moras, arándanos, kiwi, piña y melón contienen buena cantidad de vitamina C. Las verduras en especial el pimentón; las hojas verdes de la col, acelga; el brócoli, coliflor y col de Bruselas; el tomate y calabaza, tienen buena cantidad. Cocinar mucho estos alimentos daña la vitamina C volviéndola inactiva.

Existen muchos mitos alrededor de esta vitamina debido al papel que cumple en el funcionamiento del sistema de defensa; comerla no previene las gripas y no tiene ninguna utilidad en el manejo del resfriado de los niños. Consumirla diariamente probablemente ayude a que la gripa de más suave.

Por su poder antioxidante, comerla a través de los alimentos, ayuda a contrarrestar los efectos tóxicos de la contaminación, humo de cigarrillos, luz solar y radiación, previniendo el Alzheimer y cierto tipo de cánceres. La vitamina C es esencial en la producción del colágeno, hueso, cartílagos, tendones y vasos sanguíneos. Similar al colágeno, previene la aparición de arrugas. A nivel del cerebro interviene en las emociones, estado de ánimo, memoria, motivación y manejo del dolor. A nivel ocular, previene o retarda la aparición de cataratas y degeneración macular. El funcionamiento de la vitamina C en el cuerpo es mejor al consumirla natural que a través de suplementos químicos.

Para finalizar, es esencial tener niveles adecuados de vitamina C por el papel que tiene en la mayoría de funciones del cuerpo humano pero no previene ni cura gripas. Si ayuda en el tratamiento de infecciones de piel en niños.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad