sábado 09 de julio de 2016 - 12:01 AM

Cavilaciones

Compartir

El valor terapéutico y sanador del perdón.

Así se titula el último libro escrito y recientemente publicado por el humanista y administrador de empresas José Antonio Ramírez Gelvez.

De su pluma ya han salido varios libros de temas eminentemente humanísticos, entre los que se destacan: “¿Por qué a la gente buena le ocurren cosas malas?”, “Sanando el alma”, “Emociones que duelen”, “Mis manos curan”, “¿Cómo encontrarle sentido a la vida?”, “¿Cómo liberarse del cáncer?” y “Entre la vida y la muerte”.

He tenido la suerte de leer estas ocho obras y siempre me he deleitado con la profundidad y la maestría con que José Antonio ha manejado de forma convincente estos delicados temas tan importantes en la vida de los seres humanos. He podido constatar cómo, en cada una de sus obras, se supera como escritor y como humanista. Esta nueva obra está integrada por diez capítulos cuya simple enumeración nos permite conocer la importancia de los temas tratados y, muy especialmente, la enorme aplicabilidad de cada uno de ellos para poder hacer de nuestra vida una experiencia enriquecedora y humanamente productiva.

Permítanme, amables lectores, enumerar los títulos de dichos capítulos: 1. El concepto del perdón. 2. La profunda naturaleza del perdón. 3. Mitos y paradigmas sobre el perdón. 4. Pasos para perdonar. 5. El pasado ya pasó. 6. Las enfermedades y el valor terapéutico del perdón. 7. Jesucristo, hacedor y aliado del perdón. 8. La sabiduría que nos trae el perdón. 9. La logoterapia y el perdón. 10. Cómo solucionar un conflicto con una persona. Sin duda alguna uno de los aprendizajes más importantes de la vida humana consiste en aprender a perdonar, porque, como bien se ha comprobado, el único y el principal beneficiado del perdón es la persona que perdona, porque limpia el alma, aligera el peso de la vida y queda disponible para los más altos y sublimes desarrollos de la espiritualidad. No exagero al afirmar que, gracias al perdón, nos acercamos más a la Divinidad y abrimos de par en par las puertas del cielo.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Publicado por
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad