jueves 22 de octubre de 2020 - 12:00 AM

La nueva normalidad y la educación

Escuchar este artículo

El año 2020 y el COVID-19 nos retaron como nunca y nos empujaron a desaprender y a innovar para adaptarnos rápidamente a un mundo distinto. Este año nos ha exigido flexibilidad, creatividad y serenidad para replantearnos nuestro modo de vida y la forma en la que nos adaptamos a las situaciones de incertidumbre.

Como emprendedor que trabaja por la educación, lo he vivido de primera mano. De un día para otro, emprendedores y educadores, tuvimos que enfrentar un camino incierto: la educación 100% virtual para niños y jóvenes de todas las edades. Esto nos puso a prueba, porque tuvimos que crear un modelo nuevo y ejecutarlo de inmediato, pero también demostramos la fortaleza y capacidad de adaptación de profesores, estudiantes y familias.

Ahora, cuando estamos más adaptados a los retos que nos impuso la coyuntura y listos para seguir avanzando en este proceso, el desafío es garantizar un regreso seguro al ambiente escolar. Es inevitable sentir prevención y temor porque sabemos que la reactivación no significa el fin de la pandemia, pero vivir más tiempo como lo hemos hecho durante los últimos meses no es sostenible ni mental, ni emocional, ni económicamente para la comunidad y el ecosistema escolar en Colombia.

Vivir en una nueva “normalidad” implica crearla juntos -jardines, preescolares, colegios, universidades, autoridades locales y nacionales, padres de familia y maestros- y hacer un ejercicio colectivo de confianza. Y para eso, los acuerdos entre todos deben ser claros y transparentes, porque reactivar el ambiente escolar es una responsabilidad compartida. Seguir hacia adelante, y permitir la alternancia, brindará a los estudiantes, sus familias y profesores espacios presenciales de aprendizaje tranquilos, responsables y bioseguros. Movernos hacia esa nueva normalidad les dará a muchas familias la oportunidad de recuperar el acompañamiento que quieren y necesitan para continuar con la educación de sus hijos, y les devolverá a los niños y los jóvenes una experiencia educativa más humana y social.

Si algo nos confirmó este año es que innovar es imprescindible y que nuestro futuro depende de qué tan inteligentes y flexibles somos para adaptarnos. Esta es una verdad incuestionable tanto en el mundo del emprendimiento como en el de la educación. Por nuestra parte, seguiremos recorriendo este nuevo camino con absoluta responsabilidad con la vida de todos y continuaremos cumpliendo la promesa de crear un mundo mejor a través de mejores colegios.

JAIRO AUGUSTO REY
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad