domingo 20 de diciembre de 2020 - 12:00 AM

Los niños siempre primero, y de vuelta al colegio

Escuchar este artículo

Para la educación, el 2021 parece ser -de nuevo-, un año inusual y con muchos retos. En primer lugar, está la responsabilidad compartida de garantizar un regreso seguro a clases, en las ciudades donde eso puede suceder. Tenemos que comportarnos con consciencia ahora para no poner en riesgo la posibilidad de que los niños comiencen un año en una dinámica menos aislada que la que han tenido que vivir. En los municipios donde pudimos trabajar en alternancia este último trimestre -Bogotá, Cali, Cartagena y Medellín-, los resultados fueron positivos gracias a que padres de familia, profesores, estudiantes y directivos trabajaron en llave para mantenerse seguros en el ambiente escolar. Juntos probamos que sí se puede vivir -con prudencia, pero sin miedo- en un punto medio entre el aislamiento y la vieja normalidad que ya no regresará.

El 2021 nos espera también con la obligación de reincorporar más estudiantes a la vida escolar porque los costos de mantenerlos en un esquema virtual son demasiado altos. De una parte, el estrés y la ansiedad que sienten los niños por el aislamiento -y por algunas dinámicas familiares- afectan su capacidad para el aprendizaje. Y sin bienestar emocional, es muy difícil esperar logros académicos. Al mismo tiempo, las condiciones socioeconómicas en nuestra región dificultan el acceso a la educación virtual para muchos. Antes de la pandemia, el desempeño académico de los estudiantes de América Latina y el Caribe estaba por debajo del nivel de estudiantes europeos y asiáticos, según los resultados en pruebas Pisa. Después de este año, Unicef estima que los estudiantes latinoamericanos habrán perdido, en promedio, 174 días de colegio más que sus pares en Europa aumentando así la brecha en la calidad educativa.

La solución la tenemos a la mano y es atrevernos a volver y apostarle a la alternancia con responsabilidad. Regresar al colegio permitirá a los profesores hacer un trabajo emocional y académico para aliviar gran parte de los efectos adversos que han vivido los estudiantes y frenar un daño más permanente en su educación.

No es tarea sencilla afrontar un nuevo año en pandemia. Pero creemos, en sintonía con Unicef, que son mayores los beneficios de salir del aislamiento en la educación, que los riesgos de volver a las aulas. Por eso, en el sector privado, muchos colegios hemos hecho esfuerzos serios e inversiones, asesorándonos con expertos, obteniendo certificaciones y no dejando nada a la improvisación. Sería una pena y un desperdicio no poder poner en práctica esta experiencia con nuestra propia comunidad educativa, o no tener cómo compartirla con el sector público en un ejercicio desinteresado de cooperación para que los colegios públicos también puedan volver.

En nuestras manos está hacer del 2021 un mejor año para nuestros niños y su educación. Tomemos las decisiones por ellos con responsabilidad, prudencia, optimismo y sin miedo.

1. https://www.unicef.org/press-releases/covid-19-over-97-cent-students-still-out-classrooms-latin-america-and-caribbean

2. https://www.unicef.org/press-releases/unicef-calls-averting-lost-generation-covid-19-threatens-cause-irreversible-harm

Jairo Augusto Rey
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad