sábado 17 de octubre de 2009 - 10:00 AM

El Nobel de la guerra

Es una lástima que estudios tan serios y profundos para otorgar un premio tan acreditado como el Nobel, hayan perdido el sentido de reconocer los grandes aportes a la humanidad y se hubieran reemplazado por la ilusión de unos aprendices de brujos que avizoran el futuro y premian de antemano al presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Ojalá que los genios del comité en Oslo sean realmente videntes y Obama, en el menor tiempo posible, muestre al mundo que merecía la distinción; pero Crótatas, que solo fue jurado una vez en un concurso de calvos, tiene serias dudas al respecto y cree, más bien, que a Obama han debido anticiparle el Nobel de Guerra. Para empezar ¿cuál es la amenaza militar que tienen los Estados Unidos en esta región para que necesiten instalar siete bases militares en Colombia si se sabe que hace rato controlan la totalidad de nuestro espacio aéreo con la disculpa de combatir al narcotráfico? De otra parte, Uribe no mostró el acuerdo, lo que nos lleva a pensar que las bases sí tienen fines ofensivos y hay quienes destacan dos principales: Brasil, por la riqueza amazónica que ya en algunos textos los gringos han hecho suya y Venezuela, tanto por su riqueza petrolera como por la molestia de un brioso presidente como Hugo Chávez.

En Afganistán, Obama acaba de aprobar (en secreto, claro está) el envío de 13 mil soldados más. En Pakistán -que es, como Colombia, aliado suyo-,  autorizó atacar con sus aviones todas las poblaciones donde se suponga que hay talibanes, afganos o paquistaníes. Cientos de hogares campesinos paquistaníes ya fueron bombardeados por equivocación. A Irán, con base en falsas acusaciones de violar el Acuerdo de No Proliferación de Armas Nucleares, lo hizo merecedor de sanciones. Estos son solo algunos de los actos de paz del Nobel de Guerra.

Ojalá que los expertos de Oslo no hayan estado drogados y que, a pesar de las bases en Colombia, los soldados en Afganistán, las mentiras en Irán y los bombardeos en Pakistán, la 'esperanza de un futuro mejor' con Obama de comandante en jefe de las tropas yankis, las que más violencia han repartido por décadas en el mundo entero, se traduzca en un mundo mejor y no, como hasta ahora parece todo indicar, 'en una burla cruel a las víctimas de los países destruidos y/o en un intento de legitimar matanzas y torturas en las guerras ilegales que Obama continúa', como lo ha expresado Humberto Mazzei.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad