sábado 15 de mayo de 2010 - 10:00 AM

¿Mockus o Santos?

Si un amante de música clásica contrata un espacio radial para presentar este tipo de obras, en poco tiempo tendrá una audiencia fiel, agradecida y participativa que a través del teléfono o de Internet harían sus comentarios y aportes para lograr un programa más ameno y valioso. Lo que jamás pasaría con un espacio radial de música clásica, es que sus 'fans' sean aficionados a las rancheras, al rock pesado o al vallenato liviano, como tampoco lo serían los hinchas de las radionovelas o de los programas deportivos.

Lo anterior sirve para entender una ley universal, no física sino metafísica, que dice que cada quien, según su esencia, su moralidad y su accionar, atrae hacia sí lo que le es semejante. 'Dime con quién andas y te diré quién eres', es la máxima popular que describe esta verdad y que nos sirve, además, para conocer de manera indirecta, pero cierta, a cualquiera de nuestros semejantes. En el actual proceso presidencial está ley ayuda a tomar la decisión de por quién votar. Si uno sintoniza los canales de Antanas Mockus y de Juan Manuel Santos, encuentra diferencias sustanciales que, dependiendo de lo que cada quien es y tiene en su mente y su corazón, lo atraerán hacia uno u otro. Veamos, por ejemplo, las compañías. Si uno entra a la frecuencia de Antanas lo ve junto a Lucho Garzón, a Enrique Peñalosa y a Sergio Fajardo, personas que parecen todas cortadas con la misma tijera: honestos, inteligentes, limpios y exitosos. Además, se nota armonía y una gran empatía con gente similar a ellos: los jóvenes y los viejitos verdes.

Si, por el contrario, sintonizamos con la banda de Santos, uno tiene que bajarle un poco al volumen de la radio porque siempre hay interferencia, señales cruzadas y caos. Cuando uno logra mejorar la señal ve a Juan Manuel junto a otros que también parecen cortados con la misma tijera: Rodrigo Rivera, tránsfuga de primera; Carlos Rodado y Angelino Garzón, líderes indiscutibles del voltiarepismo y J. J. Rendón, campeón mundial de la publicidad negra, entre otros. Se oye, además, ensayar la voz de Uribe para engañar incautos y llamadas a líderes de estratos bajos para asustarlos con dejarlos sin subsidio si no votan por Juanma.

En definitiva, y como les cité en la columna anterior, en esta oportunidad el voto será 'proporcional a tu integridad moral y tu altura intelectual'. ¿Y a ti qué te atrae: la frecuencia de Mockus o la banda de Santos?

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad