sábado 28 de febrero de 2009 - 10:00 AM

La niña que silenció a la ONU

En 1992 y con 13 años de edad, Severn Suzuki, con tres amigos más, se desplazó desde Canadá a Río de Janeiro –pagándose ellos mismos sus gastos- para asistir a la 'Cumbre de la Tierra' y pronunciar unas palabras que fueron calificadas como el mejor discurso político oído nunca por la ONU. Severn silenció a la audiencia con verdades y sentimientos tan profundos que hoy están vigentes, palabras que transcribo lamentando que por cuestión de espacio no puedan estar completas.

Hola, somos unos niños que hemos venido a decirles a ustedes, adultos, que deben cambiar su forma de actuar. Hoy vengo a luchar por mi futuro. Perder mi futuro no es como perder unas elecciones. Estoy aquí para hablar en nombre de las generaciones por venir, para hablar en defensa de los niños hambrientos del mundo, por los animales que mueren porque no les queda lugar en dónde ir. He soñado con ver manadas de animales salvajes y las junglas y bosques repletas de mariposas, pero me pregunto si existirán para que mis hijos los vean. ¿Tuvieron que preguntarse ustedes estas cosas cuando tenían mi edad?

Ustedes no saben arreglar los agujeros en la capa de ozono ni resucitar un animal extinto y no pueden recuperar los bosques que crecían donde ahora hay desiertos. Si no saben cómo arreglarlo, por favor, dejen de romperlo. Aún soy niña pero sé que todos somos parte de una familia de treinta millones de especies que compartimos el mismo aire, agua y tierra. Hace dos días, aquí en Brasil, nos sorprendimos cuando un niño que vive en la calle nos dijo: 'Desearía ser rico para darle a todos los niños de la calle comida, ropa, medicinas, hogares y amor y afecto'. Si un niño, que no tiene nada está deseoso de compartir, ¿por qué somos nosotros, que lo tenemos todo, tan codiciosos?

En la escuela ustedes nos enseñan a no pelear, a no herir a otras criaturas, a compartir ya no ser codiciosos. ¿Entonces por qué ustedes se dedican a hacer las cosas que nos dicen que no hagamos? Ustedes, padres, deberían confortarnos a nosotros, sus hijos, diciendo: 'todo va a salir bien', hacemos lo mejor que podemos', pero no creo que puedan decirnos eso más. ¿Estamos, siquiera, en su lista de prioridades?

Bueno, lo que ustedes hacen me hace llorar por las noches. Ustedes, adultos, dicen que nos quieren. Les pido, por favor, ¡hagan que sus acciones reflejen sus palabras! Gracias.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad