sábado 17 de enero de 2009 - 10:00 AM

Manchado de vergüenza

Cuando se oye a Serpa sugerirle al partido Liberal que -en caso de que nos receten de nuevo la posibilidad de reelegir al ungido- no se presente a los comicios presidenciales, queda uno cabezón pues si no es la finalidad de un partido político llegar a la cima de la pirámide para dirigir al país según sus credos, entonces, ¿cuál es?

A María Elvira Samper le pasó algo similar, sólo que ella no se esforzó por entender las razones del ahora gobernador de Santander, reaccionó con lo más amargo de sus vísceras y le propinó a Serpa soberana vaciada por decir eso que dijo. Crótatas, por el contrario, reflexionó, consultó a expertos, se metió en Internet, trató de ponerse en los zapatos del gobernador –pero le quedaron muy grandes- y finalmente me dijo: 'mano, Serpa tiene razón, lanzar candidato a la presidencia por cualquier partido político es hacerle el juego, es ayudarle a Uribe a legalizar la tiranía que ejerce en este país'.

Y así es. Si Uribe puede ser candidato en 2010, será presidente sin el más mínimo asomo de duda porque estamos en Colombia y aquí hace mucho rato el pueblo se encegueció. No pasa lo mismo en el exterior donde, desde muchas partes, ven a nuestro 'amado maestro' como un ser indeseable para el mundo entero. Es el caso más reciente en España del 'Premio a la Libertad' que le otorgaron a Uribe en Cádiz y que la misma prensa de Andalucía consideró como 'manchado de vergüenza'.

Allí dijeron del premio, entre muchas otras cosas, lo siguiente: 'Este eminente jurado debe conocer que al hombre que premiaron a nombre de la libertad, es comandante en jefe de unas fuerzas armadas que, como práctica habitual, raptaba jóvenes civiles e inocentes para vestirlos de guerrilleros y matarlos a sangre fría, para luego ser cobardemente presentados como trofeos de guerra, en un circo mediático macabro y condenable. Este eminente jurado debe conocer, como ya lo conocen los pueblos, que a las fuerzas militares que elogiaron con este premio, han sido condenadas repetidas veces en instancias internacionales por masacres cometidas contra mujeres, niños y ancianos, con ayuda de paramilitares, y que después de acometer sus crímenes, jugaban un partido de fútbol amistoso con la cabeza decapitada de una niña'.

Todo esto y mucho más, es cierto. Fuera de Colombia lo saben y lo ven pero aquí no, aquí se bendice y se premia. Razón tiene Serpa, es mejor ni asistir más a este circo macabro.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad