miércoles 26 de febrero de 2020 - 12:00 AM

Aguas oscurecidas por multinacionales

La sustancia señalada en las denuncias es el ácido perfluorooctanoico (PFOA) utilizado en la fabricación de teflón; que se usa o se usaba como antiadherente en sartenes de cocina.
Escuchar este artículo

La película “El precio de la verdad” o título en inglés “Dark Waters” (Aguas Oscuras) tiene como argumento las denuncias y demandas de un abogado ambientalista contra la empresa DuPont; una de las multinacionales químicas más grandes del mundo. Basada en hechos reales, la película hace un recuento de las actividades adelantadas por el abogado Rob Bilott cuando -en 1998- recibió las denuncias del granjero Wilbur Tennant que le informó que sus vacas y demás animales estaban enloqueciendo y muriendo por culpa de la contaminación generada por instalaciones de DuPont; que afectaban las aguas que bebían los animales y los humanos. El granjero Tennant trató de buscar ayuda local pero no logró ningún apoyo pues la empresa “casi era dueña de toda la ciudad”. Esto es frecuente pues las grandes empresas compran el apoyo de la ciudadanía a través de sus medios económicos, empleos y demás. El abogado Bilott empezó a investigar y actuar en el caso.

La sustancia señalada en las denuncias es el ácido perfluorooctanoico (PFOA) utilizado en la fabricación de teflón; que se usa o se usaba como antiadherente en sartenes de cocina. Según la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) el PFOA hace parte de las sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas (PFAS, por sus siglas en inglés). “Son un grupo de agentes químicos que incluye PFOA, PFOS, GenX y muchos otros agentes químicos. De estos, el PFOA y el PFOS han sido los más producidos y estudiados. Ambos son sumamente persistentes en el medio ambiente y en el cuerpo humano; es decir que no se degradan y pueden acumularse con el paso del tiempo. Existe evidencia de que la exposición a las PFAS puede causar efectos perjudiciales a la salud humana”.

Se han detectado en agua potable, alimentos envasados, productos domésticos como telas repelentes de manchas y agua, productos antiadherentes como teflón y en animales y seres humanos. Una reciente publicación del Grupo de Trabajo Ambiental (EWG, enero 2020) advirtió que “encontraron productos químicos fluorados conocidos como PFAS en el agua potable de docenas de ciudades de los EE.UU., Incluidas las principales áreas metropolitanas como Nueva York y Washington. Son otros de los llamados contaminantes emergentes sobre los que no existe casi que ningún control en países como Colombia.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad