miércoles 11 de septiembre de 2019 - 12:00 AM

Apocalípticos huracanes

Incontables investigaciones científicas e informes oficiales confirman que el cambio cli-mático es una realidad que está llevando el planeta a un impre-decible escenario climático

La palabra huracán viene de lenguas habladas por poblaciones indígenas localizadas en el mar Caribe. Por lo mismo estos fuertes ciclones tropicales han existido “desde siempre”, en términos de tiempo humano. El problema es que tienden a hacerse más destructivos con el paso del tiempo y el aumento del deterioro ambiental. En columnas anteriores he citado al doctor en astrofísica John Gribbin, quien advertía en el año 1990: “Con el calentamiento de los océanos, los huracanes se harán más frecuentes y fuertes”. Numerosos estudios científicos relacionan este crecimiento del poder destructivo de los huracanes con el calentamiento de los océanos; asociado este al cambio climático.

El aumento del nivel del mar producido también por el calentamiento refuerza las marejadas ciclónicas y lleva a catastróficas inundaciones. Como las ocurridas al norte del archipiélago de Bahamas durante el impacto del huracán Dorian; en ese momento de categoría 5, la máxima. Se ha informado sobre la destrucción de miles de viviendas, más de 40 muertos y cientos de desaparecidos. Las islas Gran Bahama y Ábaco fueron devastadas.

Los científicos pronostican que el nivel del mar continuará aumentando, hecho ya visible en la costa colombiana. De tal manera que estas catástrofes producidas por vientos muy fuertes e inundaciones tienden a agravarse. Para completar, estos fenómenos son cada vez más frecuentes.

Otro efecto reportado en los últimos años es que estos huracanes no pasan -como antes- con rapidez sobre las poblaciones; sino que se desplazan muy lentamente y tienden a estacionarse sobre los sitios afectados. Dorian permaneció casi dos días azotando las Bahamas. Esto aumenta -por supuesto- el poder destructivo del fenómeno. Este comportamiento ya había sido reportado para huracanes anteriores; caso del Harvey (2017) y Katrina (2005).

Incontables investigaciones científicas e informes oficiales confirman que el cambio climático es una realidad que está llevando el planeta a un impredecible escenario climático. Por ello, muchos países adelantan medidas serias y de fondo para reducir las emisiones de gases, la deforestación y también los devastadores incendios forestales.

No es caso de Colombia, donde se registra una elevada deforestación y el gobierno promueve proyectos como el fracking; conocidos por, entre otros problemas, ser importantes emisores de gases de invernadero, como el metano, asociados al caos climático.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad