miércoles 08 de noviembre de 2017 - 12:01 AM

Barichara: ¿Marihuana versus agua?

La decisión de autorizar el uso medicinal y científico de la marihuana (Cannabis) en Colombia -el año pasado- va en el mismo sentido de la tendencia mundial. Cada día aumenta el número de países que legalizan este uso. Por ejemplo, agencias internacionales informaron que desde el pasado 1 de noviembre “las farmacias de Polonia pueden distribuir cannabis de manera legal”. “La marihuana se usará para aliviar la incomodidad de quienes padecen cáncer, esclerosis múltiple, dolor crónico, estrés postraumático”... y otros trastornos. La mayoría de los países de la Unión Europea ya legalizó este uso. En América Latina siete países lo permiten y otros tramitan su aprobación. También se permite en algunos estados de Estados Unidos, en Canadá, Australia y otros países.

El problema no es -entonces- la legalización del uso medicinal del Cannabis, pues este le ha traído alivio a muchas personas; lo importante es definir en qué lugares es posible desarrollar estos proyectos, considerando el principio constitucional que establece que el interés general prevalece sobre el particular y la legislación asociada. Por ejemplo, algunas personas me han manifestado su preocupación por un proyecto que busca cultivar varias hectáreas de marihuana con fines medicinales en una vereda de Barichara; la Corporación Autónoma de Santander otorgó permisos de exploración de aguas subterráneas.

En una carta abierta dirigida a la empresa y las autoridades y suscrita por representantes del Concejo Municipal, de juntas de acción comunal y otras entidades, se solicita que se “garantice la no disminución de agua en nuestros aljibes en un radio de 5 km alrededor de las perforaciones”. Y agregan: “prácticamente el 100% de los pobladores nos surtimos de pequeños aljibes (agua subterránea) o nacimientos”.

Son conocidos los dramáticos racionamientos de agua que -desde hace muchos años- padecen Barichara y poblaciones cercanas. Por lo mismo sería pertinente que -como dicen los firmantes- se publiquen -entre otros- los estudios “hidrogeológicos” que se debieron realizar para establecer la disponibilidad de agua subterránea. Así mismo los resultados de los Indices de Escasez o de Uso del Agua para tener claridad sobre la relación entre oferta de agua disponible y demanda en la zona. Estudios que deben ser realizados antes de otorgar nuevos permisos o concesiones de agua considerando igualmente que el consumo humano es prioritario (Ley 99/1993).

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad