miércoles 11 de agosto de 2021 - 12:00 AM

Cierre de El Carrasco: la incertidumbre es total

El cierre de El Carrasco, y la no recolección de residuos en las viviendas, generaría una emergencia sanitaria. El no cierre, podría ocasionar -según la Anla y los antecedentes- riesgos y posibles emergencias por derrumbes.
Escuchar este artículo

He perdido la cuenta de las columnas que he escrito -en los últimos 20 años- sobre los problemas ambientales y sanitarios asociados al relleno “in-sanitario” El Carrasco. Lo que sí está claro es que en los países en vía de retroceso -como Colombia- este y otros problemas estructurales no tienden a solucionarse con el paso del tiempo sino a agravarse. En el caso de los residuos sólidos los problemas se agravan -entre otras causas- porque la producción de residuos aumenta en la mayoría de las ciudades colombianas. A diferencia de ciudades de otros países en los que -a través de campañas educativas, proyectos de investigación y demás- se ha logrado reducir la generación de residuos y -al mismo tiempo- aumentar el porcentaje de los residuos aprovechados; en el marco de la Economía Circular. Como es conocido, esto beneficia el ambiente, la economía y es fuente de empleos dignos.

Lo anterior -además- en concordancia con acuerdos internacionales, suscritos hace décadas, y la legislación interna de los países. En columnas anteriores he citado la legislación colombiana que prioriza estos aspectos: reducción y aprovechamiento. La legislación y los acuerdos internacionales señalan prioridades y orientaciones que no son seguidas por los gobiernos de turno. Son deficiencias relacionadas con la visible incapacidad de administraciones que no han logrado consolidar propuestas de gestión integral de residuos; sintonizadas con la realidad mundial, la legislación y el sentido común.

En el caso del Carrasco, que recibe los desechos de Bucaramanga y otros municipios, la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) informó que no aprobó los planes presentados por la Empresa de Aseo de Bucaramanga pues “La información aportada, así como la que reposa dentro del expediente ambiental es insuficiente y desactualizada”. A pesar de lo anterior, en agosto 8 Vanguardia publicó que “desde el Gobierno de Bucaramanga se informó que se continuará con la disposición de residuos en El Carrasco, a pesar de la orden judicial que exige el cierre de dicho relleno sanitario el próximo 13 de agosto”. De tal manera que -en el momento- la incertidumbre es total. El cierre de El Carrasco, y la no recolección de residuos en las viviendas, generaría una emergencia sanitaria. El no cierre, podría ocasionar -según la Anla y los antecedentes- riesgos y posibles emergencias por derrumbes.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad