miércoles 04 de marzo de 2015 - 12:01 AM

¿Desplazados ambientales por Hidrosogamoso?

La denominación “refugiados ambientales” fue propuesta por el reconocido analista ambiental Lester Brown en 1976; posteriormente fue adoptada en el ámbito internacional con expresiones tales como “desplazados ambientales” o “migrantes ambientales”, entre otras.

La Organización Internacional para las Migraciones define a los migrantes ambientales como “personas o grupos de personas que, por cambios repentinos o progresivos en el medio ambiente que afectan negativamente sus vidas, se ven obligados a abandonar sus hogares habituales, en forma temporal o permanente, en su país o en el extranjero”.

Algunos estimativos concluyen que el número de refugiados ambientales supera hoy al de los desplazados por motivaciones políticas o bélicas. Incluso un reciente estudio de la Universidad de California plantea que una sequía prolongada, que ocasionó el desplazamiento a las ciudades de 1,5 millones de campesinos, fue una de las causas que llevaron a la actual y sangrienta guerra civil en Siria. Pues bien, el pasado fin de semana estuve con estudiantes de una maestría de la Universidad Santo Tomás en el sector La Playa, localizado aguas abajo de Hidrosogamoso, en la vía a Barrancabermeja. Resulta dramático el testimonio de los habitantes que aún permanecen en La Playa y otros poblados cercanos. Ellos cuentan que la tragedia empezó cuando se desvío el río. La situación se agravó con el inicio del llenado de la presa en junio 2014; fallas en esta operación prácticamente secaron el río Sogamoso, como se vio en las imágenes de televisión. Este evento hirió de muerte el recurso pesquero; en columna de junio 11 de 2014 hice referencia al tema. En La Playa varios comentaron que sus familiares han emigrado a otros sitios, pues no hay trabajo en pesca, agricultura o extracción de material del río. Tampoco turismo, ya que los olores nauseabundos -que pudimos percibir- alejan a los visitantes. La desaparición de la pesca también afectó a los restaurantes.

Advierte Lester Brown “la gente no suele abandonar sus casas, sus familias y sus comunidades, a menos que no tengan otra opción. Tal vez es hora que los gobiernos consideren si no sería más barato y mucho menos doloroso -en términos humanos- el tratar las causas de la migración en lugar de simplemente responder a ella”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad