miércoles 05 de febrero de 2020 - 12:00 AM

‘Diclofenaco + Caléndula’

El consumo de este producto alterado, puede representar un riesgo para la salud causado por la ingesta no informada de diclofenaco: Invima
Escuchar este artículo

Este es el título de la conferencia dictada el pasado viernes por la prestigiosa docente e investigadora de la Universidad Industrial de Santander Elena Stashenko; nacida en Rusia pero radicada hace más de 30 años en Colombia. Como se sabe, Elena fue reconocida en el año 2016 como una de las 50 mujeres más influyentes en las ciencias analíticas del mundo, según la revista Analytical Scientist. Es la directora del Centro de Cromatografía y Espectrometría de Masas de la UIS, donde se realizó una investigación sobre el fármaco Dololed fabricado a base caléndula; una planta usada tradicionalmente con fines medicinales. Los resultados de esta investigación -que detectó la presencia de diclofenaco en el Dololed- generaron gran preocupación en el país. El diclofenaco es un medicamento antiinflamatorio no esteroideo (AINE) asociado a diferentes trastornos de salud en humanos y animales.

El 24 de enero el Invima emitió una alerta sanitaria en la que advierte: “Dentro de las acciones realizadas por el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos debido a diferentes denuncias, se evidenció la presencia no autorizada de diclofenaco” en varios lotes “del producto fitoterapéutico Caléndula Officinalis. Marca: Dololed, fabricado por Laboratorios Pronabell. El consumo de este producto alterado, puede representar un riesgo para la salud causado por la ingesta no informada de diclofenaco” (página Invima). El pasado viernes el dueño del Laboratorio Pronabell anunció que “decidió suspender la venta y fabricación del producto, que se comercializa desde 2012” (El Tiempo, enero 31).

Los efectos del diclofenaco son conocidos hace muchos años. En mi libro Venenos en el Hogar (Universidad Santo Tomás, 2006) citaba fuentes académicas y gubernamentales (caso FDA de Estados Unidos) que reseñaban -ya en esos años- los problemas asociados al consumo de diclofenaco. En mi libro también cito fuentes que relacionaban el uso del producto con fines veterinarios con la muerte -en países asiáticos- de aves de carroña; estas consumieron animales muertos tratados con diclofenaco. Por lo mismo ha sido prohibido en varios países. Por ejemplo la organización Bird Life International informó (julio 30 /2019) que “Tras una incansable defensa de las ONG, incluida Bird Life, el gobierno camboyano ha prohibido el uso veterinario de Diclofenaco: un medicamento utilizado como analgésico para el ganado, pero mortal para los buitres”.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad