miércoles 29 de enero de 2020 - 12:00 AM

Duque ¿promete una cosa y hace otra?

un reciente fallo del Tribunal Administrativo de Cundinamarca ordena al Gobierno que evalúe si las abejas y otros polinizadores están siendo afectados por insecticidas neonicotinoides aplicados en el país
Escuchar este artículo

En el reciente Foro Económico Mundial realizado en Davos (Suiza) se informó que uno de los propósito de la presencia del uribista presidente Duque era el de “unir esfuerzos internacionales para la protección del medioambiente”. Entre otros, Duque señaló: “el principal desafío de nuestra época es el cambio climático” (El Tiempo, enero 22). Sin embargo, una cosa afirma en el exterior y otra es lo que hace su gobierno en Colombia. Por ejemplo, en diciembre pasado el gobierno nacional presentó dos proyectos de decretos que van en contravía de sus afirmaciones. Uno para adelantar proyectos piloto en yacimientos no convencionales aplicando el cuestionado fracking; cuya normativa fue suspendida por el Consejo de Estado. Recordemos que durante la campaña electoral, el entonces candidato Duque se comprometió a no desarrollar “ningún proyecto de fracking”.

Es conocido que uno de los efectos del fracking es la liberación masiva de metano, un poderoso gas de invernadero asociado al cambio climático. Entonces ¿van a combatir el cambio climático propiciando la liberación de más gases de invernadero? Hasta la recién posesionada ministra de Ciencia, Tecnología e Innovación señaló: “El fracking es una práctica insostenible”. Aparte del cambio climático, también se sabe que estos proyectos contaminan las aguas subterráneas (ver columna de mayo 7/2014) y están asociados a sismos. Varias ciudades y países en el mundo lo han prohibido; en noviembre de 2019 el Reino Unido suspendió indefinidamente estos proyectos, después que la Autoridad de Gas y Petróleo advirtiera: “no se puede predecir la probabilidad ni la magnitud de un sismo causado por esta práctica”.

El otro proyecto está orientado a reanudar las fumigaciones de aéreas de cultivos ilícitos. Sobre el cuestionado glifosato (Roundup) he escrito varias columnas señalando sus efectos ambientales y sanitarios; caso de varios indemnizados por Bayer (y antes por Monsanto) por contraer cáncer. Bayer enfrenta miles de demandas derivadas del herbicida que implican pagos cercanos a 10.000 millones de dólares, según la agencia Bloomberg. Para completar, diferentes investigaciones científicas concluyen que el herbicida hace a las abejas más vulnerables frente a infecciones mortales. En este contexto un reciente fallo del Tribunal Administrativo de Cundinamarca ordena al Gobierno que evalúe si las abejas y otros polinizadores están siendo afectados por insecticidas neonicotinoides aplicados en el país, y prohibidos en otros.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad