miércoles 23 de noviembre de 2022 - 12:00 AM

El caos climático también amenaza la seguridad energética

Durante la Conferencia sobre Cambio Climático (COP 27) sus directivas presentaron -entre otras- iniciativas como: 1. El desarrollo de Ciudades Sostenibles. 2.Impulsar transporte de bajas emisiones. 3. Apoyar a las naciones en desarrollo en sus planes de mitigación y adaptación climática y 4. Reciclar los residuos sólidos producidos. Y es que -efectivamente- el control de los factores asociados al cambio climático, no debe limitarse solo al control de emisiones por combustibles fósiles (petróleo, gas o carbón).

Por ejemplo, es conocido que la descomposición de los residuos sólidos biodegradables genera gases de invernadero en inadecuados sitios de disposición final. La ganadería también genera gases de invernadero. Sobre el tema el presidente Petro “aseguró que el ganado sería una de las actividades que más influye en el cambio climático y que por eso, en el caso del país, hay que tomar medidas para reducirla” (Semana 20/11/2022). Así mismo, las represas que reciben aguas contaminadas también generan estos gases. Además, dificultan la migración de peces, retienen sedimentos e impactan la calidad del agua, entre otros problemas. En columnas anteriores he hecho referencia al caso de Hidrosogamoso y otras hidroeléctricas que generan diferentes problemas. Un caso critico es Hidroituango, la Unidad Nacional del Riesgo advirtió que: “Nunca será un proyecto estable” y “recomendó evacuaciones definitivas aguas abajo” (Semana) .

Para completar, estas hidroeléctricas son unas de las más afectadas por el cambio climático. Un informe de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) titulado “El cambio climático pone en riesgo la seguridad energética” (octubre 11/2022) señala: “El clima extremo podría secar los embalses, congelar las líneas eléctricas y sobrecalentar las plantas de energía nuclear”. “El once por ciento de la capacidad hidroeléctrica también se encuentra en áreas con mucha escasez de agua. Y aproximadamente el 26% de las represas hidroeléctricas existentes y el 23% de las represas proyectadas se encuentran dentro de cuencas fluviales que actualmente tienen un riesgo medio a muy alto de escasez de agua”.

Aparte de los problemas ya señalados sobre las hidroeléctricas, el cambio climático podría también podría reducir su capacidad de generar energía. La transición energética hacia energías renovables es un tema complejo que exige una cuidadosa evaluación de las diferentes alternativas orientadas a reducir las emisiones pero también garantizar el suministro de energía a la población.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad