miércoles 24 de febrero de 2021 - 12:00 AM

Elementos tóxicos en alimentos para bebés

En países como Colombia abundan las normas escritas pero existen pocos controles reales; que -entre otros- deben realizarse con metodologías, equipos y personal acreditados.
Escuchar este artículo

Un informe de la Cámara de Representantes de Estados Unidos (02/04/2021) se titula “Los alimentos para bebés están contaminados con niveles peligrosos de arsénico, plomo, cadmio y mercurio”. Se citan los nombres de siete reconocidas empresas que distribuyen estos alimentos. Como “hallazgos” se reporta: “De acuerdo con los documentos internos de las empresas y los resultados de las pruebas obtenidos, los alimentos comerciales para bebés están contaminados con niveles significativos de metales tóxicos; incluyendo arsénico (metaloide), plomo, cadmio y mercurio”. “La exposición a metales tóxicos pone en peligro el desarrollo neurológico infantil y la función cerebral a largo plazo”.

Sobre el tema la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos (02/16/2021) señaló: “Los elementos tóxicos, como el arsénico y el plomo, están presentes en el medio ambiente y pueden ingresar al suministro de alimentos a través del suelo, el agua o el aire”. “Actualmente no se pueden evitar por completo en las frutas, verduras o granos que son la base de los alimentos para bebés, jugos y cereales infantiles elaborados por empresas o por consumidores que elaboran sus propios alimentos”. “La contaminación de la minería, el fracking, las centrales eléctricas de carbón, la madera tratada con arsénico y los pesticidas que contienen arsénico también contribuyen a aumentar los niveles de arsénico en ciertos lugares”. En columnas anteriores he citado informes de laboratorio que han detectado la presencia anormal de arsénico en la quebrada La Baja y el río Vetas; que desemboca en el río Suratá.

La FDA informa que ha trabajado con varios fabricantes “cuyos productos contenían niveles elevados de elementos tóxicos para eliminarlos del mercado”. Y agrega: “Actualmente, la FDA tiene varias alertas, sobre importaciones en curso, relacionadas con la presencia de elementos tóxicos en los alimentos; incluido el arsénico en el jugo de frutas, el agua embotellada y los productos de suplementos dietéticos y el plomo en los dulces, frutas secas, suplementos dietéticos y otros alimentos”. En el año 2018 estuve en una de las sedes de la FDA en Estados Unidos y pude apreciar el gran número de científicos e importantes laboratorios que ejercen estos controles. En países como Colombia abundan las normas escritas pero existen pocos controles reales; que -entre otros- deben realizarse con metodologías, equipos y personal acreditados.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad