miércoles 04 de agosto de 2021 - 12:00 AM

¿Es viable construir un parque sobre un basurero?

No deja de sorprender que -a estas alturas del siglo XXI- en Colombia se inicien costosas obras de esta naturaleza sin haber realizado previamente los estudios establecidos por la legislación y el sentido común
Escuchar este artículo

En noviembre 15/2019 la Alcaldía de Bucaramanga anunció que -en diciembre de ese año- sería abierto al público el Parque Contemplativo El Carrasco; construido “sobre celdas clausuradas del relleno sanitario”. “La inversión ascendió a los $4.315 millones”. El parque incluye: “Canchas, juegos infantiles, gimnasio, circuito de ciclorruta, senderos peatonales y zonas verdes, entre otros”. Sin embargo, este parque no fue abierto al público.

En julio 11/ 2021 Vanguardia publicó un informe titulado “Hay un “elefante blanco” de 4 mil millones en El Carrasco”; en este -entre otros- se informa que “Se trata de un escenario con casi 36 mil metros cuadrados al interior de El Carrasco, que sigue cerrado debido a la falta de permisos”. El nuevo gerente de la Empresa de Aseo de Bucaramanga señaló: “Para su construcción no se tramitó la autorización con la Anla (Autoridad Nacional de Licencias Ambientales). Cuando se quiso abrir, la Anla no lo permitió y solicitó estudios para conocer qué posibles riesgos existen”.

Efectivamente, construir instalaciones sobre celdas de residuos sólidos está asociado a riesgos que deben ser cuidadosamente evaluados; uno es la posibilidad de hundimientos. Recordemos los peligrosos hundimientos registrados hace unos años en la avenida Quebrada Seca. En el pasado, en este sitio se depositaron informalmente residuos sólidos; estos, al descomponerse y alterarse su volumen pueden desestabilizar el terreno. A este factor y al daño de un colector -entre otros- se consideraron como causas posibles de estos incidentes. Otro problema es la emisión de gases tóxicos asociados también a la descomposición de los residuos.

Por lo anterior, resulta pertinente la indagación iniciada por la Contraloría. Vanguardia (julio 14) informó: “La Contraloría de Bucaramanga inició una indagación preliminar para determinar si hubo fallas de planificación y posible daño fiscal en la construcción del parque El Carrasco” Además se constatará “la estabilidad del terreno en el cual se ejecutaron las obras, también se deben descartar riesgos contra la salud humana a raíz, por ejemplo, de los gases propios del relleno sanitario”.

No deja de sorprender que -a estas alturas del siglo XXI- en Colombia se inicien costosas obras de esta naturaleza sin haber realizado previamente los estudios establecidos por la legislación y el sentido común; sobre todo considerando algunos antecedentes -en Colombia y otros países- asociados a este tipo de proyectos.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad