miércoles 07 de abril de 2021 - 12:00 AM

Fracking afecta el ambiente y es de dudosa rentabilidad

Vale la pena reiterar que es difícil entender el interés del gobierno por adelantar proyectos que no benefician al ambiente, ni al empleo, ni a la economía.
Escuchar este artículo

La semana pasada se registraron nuevas protestas contra el proyecto piloto de fracking -Kalé- que realizaría Ecopetrol en el Magdalena Medio. ‘Puerto Wilches es pesquero, no petrolero’; señalaron pescadores y otros participantes de las protestas. Para completar, se informó que la Agencia Nacional de Hidrocarburos también entregó a la multinacional Exxon Mobil un aval para la realización de otros pilotos de fracking.

En diferentes países se registran protestas similares. Por ejemplo, también la semana pasada, se informó que -en Grecia- un grupo de mujeres activistas adelantó “manifestaciones con cantos y bailes para protestar contra la exploración de petróleo y gas”. Una de ellas, la profesora Eleftheria Tsouknaki, dijo: “Estamos en contra del fracking y no queremos que el país retroceda en el tiempo mientras el resto del mundo le está poniendo fin”. Es que, efectivamente, mientras que gobiernos de países con precarios indicadores sociales y económicos -como Colombia- persisten en estos proyectos: “países como Italia, Croacia, España y Francia han prohibido el fracking, y un grupo de 63 legisladores de la Unión Europea (UE) ahora está pidiendo la prohibición de la perforación petrolera en alta mar en los 27 países miembros de la UE” (Deutsche Welle, DW, 01/04/2021).

En Estados Unidos aumentan las prohibiciones en algunas regiones. The Philadelphia Inquirer (25/02/2021) señaló: “En medio de demandas, la Comisión de la Cuenca del Río Delaware hace que la prohibición del fracking sea permanente”. “La Comisión dijo que tenía la autoridad para prohibir el fracking para controlar la contaminación futura, proteger la salud pública y preservar las aguas del río Delaware”. Los cuatro estados que “son drenados por el río (Pensilvania, Nueva Jersey, Delaware y Nueva York) votaron a favor de la prohibición”.

En columnas anteriores he mencionado que la rentabilidad de estos proyectos es dudosa. Un informe de Ohio River Valley Institute (23/03/2021) señala: “La futura perforación de gas de esquisto (extraído por fracking) de los Apalaches no es rentable y una construcción petroquímica no es probable”. Otro Informe advierte “la fracturación hidráulica de gas natural no produjo los empleos prometidos en Pensilvania y Apalaches” (Pittsburgh City Paper, 11/02/ 2021). Vale la pena reiterar que es difícil entender el interés del gobierno por adelantar proyectos que no benefician al ambiente, ni al empleo, ni a la economía.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad