miércoles 29 de junio de 2016 - 12:01 AM

¿Hidrosogamoso afectó el clima y la agricultura local?

Los efectos negativos de las grandes centrales hidroeléctricas han sido reportados hace años. Sobre todo las localizadas en zonas tropicales y construidas en las partes bajas de las cuencas hidrográficas, donde las aguas arrastran muchos sedimentos y contaminantes e inundan zonas de vegetación. El informe de la Comisión Mundial de Represas (2010) señala efectos negativos dramáticos sobre la calidad del agua, la pesca y la economía en las zonas de influencia; esto ha llevado a la destrucción de 467 represas en Estados Unidos (hasta el año 2010). Así mismo, se ha advertido que estas represas son generadoras de gases de invernadero que afectan el clima global; pero también pueden afectar el clima local al aumentar la humedad e inducirse otros cambios.

En Colombia se han confirmado estos efectos que agravan los problemas sociales ya existentes. Citaba en columnas anteriores las bajas concentraciones de oxígeno disuelto medidas en el río Sogamoso, aguas abajo de la represa, y la posible influencia sobre la producción pesquera. Sobre el tema agrícola, diferentes personas me han trasmitido sus inquietudes por los posibles efectos de Hidrosogamoso sobre los cultivos. Uno de los afectados, vecino de Betulia, me contaba que antes de la represa producía 500 canastas de aguacates anuales; el año pasado solo produjo 80. En lo corrido de este año solo 30. Observa caídas prematuras de flores y aguacates. También se comenta en la zona afectada el aumento de plagas y enfermedades y la disminución de la producción de naranjas, mandarinas, café y cacao.

Son efectos económicos y sociales que generalmente no son considerados en los estudios previos.

Un artículo publicado en la revista Science (enero 2016) por un grupo de científicos que representan a 30 instituciones académicas, de gobierno y ambientales de ocho países, advierte que los defensores de grandes proyectos hidroeléctricos “sobrestiman los beneficios económicos y subestiman los efectos de largo plazo sobre la biodiversidad”.

Su análisis se basa en 450 proyectos hidroeléctricos en las cuencas de los ríos Amazonas, Congo (África) y Mekong (China) que contienen -según ellos- “un tercio de las especies de peces de agua dulce del mundo”.

Sería interesante que las presuntas autoridades ambientales publicaran los estudios que seguramente realizaron para confirmar o refutar la existencia de estos problemas en Hidrosogamoso.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad