miércoles 13 de febrero de 2019 - 12:00 AM

La megaminería genera muchos residuos peligrosos

En columna anterior (enero 30) recordaba las incertidumbres legales asociadas al proyecto de megaminería Soto Norte de Minesa; localizado en la subcuenca del río Suratá que abastece Bucaramanga. Una inquietud es su localización en una zona que podría ser considerada de transición o amortiguación (Decreto 2372) pues -según la sentencia T-361 de la Corte Constitucional- esta debería estar incluida en la nueva delimitación del páramo. Así mismo preocupa el enorme volumen de la concesión de aguas que solicita Minesa. Sobre todo considerando que Bucaramanga está en una categoría en la que “la demanda es muy alta con respecto a la oferta disponible”. Además, se solicita permiso de vertimiento de aguas residuales en el Suratá; esto podría ir en contravia de lo establecido en el decreto 3930.

Para completar solicitan ocupar cauces de ríos y quebradas en 63 puntos. Uno es para un depósito de relaves (residuos mineros) que ocuparía un área de 59.9 hectáreas en la quebrada Caneyes. En el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) se presentan como “elementos potencialmente contaminantes” los siguientes: arsénico, cadmio, mercurio, plomo, selenio, uranio, otros. Son contaminantes de cuidado. Preocupa particularmente la presencia de materiales radioactivos (uranio) que podrían ser liberados durante la excavación y almacenamiento de residuos mineros. A raíz del derrumbe de un deposito de residuos mineros en Brasil, se ha informado que: “Brasil planea prohibir las represas de relaves aguas arriba usadas para almacenar desechos mineros, luego de que un dique explotara, matando a unas 300 personas” (América Economía).

Además de los contaminantes liberados durante la excavación minera, Soto Norte generaría residuos peligrosos en sus operaciones de flotación y otras. En el EIA se presenta “El peso y volumen estimado de los residuos peligrosos”.

Esto podría ir en contravía de la ley 1252 / 2008 que establece:Prohibir la generación, almacenamiento o eliminación de residuos peligrosos en ecosistemas estratégicos, en áreas protegidas o de sensible afectación ecológica o zonas de protección o recarga hídrica dulce”, entre otros. El proyecto, como ya se mencionó, estaría localizado en una zona “circunvecina y colindante” (Zona de amortiguación, Decreto 2372) del páramo. Es ademas zona “de protección o recarga hídrica dulce” por lo que no se deberían generar residuos peligrosos. Si no se permite la generación, no tiene sentido proponer tratamientos.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad