miércoles 13 de julio de 2022 - 12:00 AM

¿Metales pesados en alimentos para bebes?

En columna de agosto 25/ 2021 (Enfermedades y muertes de niños por aire contaminado) citaba publicaciones acreditadas que advertían: “en Inglaterra 3,1 millones de niños escolares están expuestos a niveles de contaminación del aire que superan los límites de partículas PM2,5 fijadas por la OMS”. Algunos efectos: “retraso en el crecimiento”, “empeoramiento de enfermedades crónicas”, “reducción en la capacidad pulmonar” y otros. Como es conocido, los bebes y niños son muy afectados por las diferentes formas de contaminación, no solo del aire.

Por ejemplo, un informe de la Subcomisión de Política Económica y del Consumidor de la Cámara de Representantes de EE. UU. (febrero 4/2021) se titula: “Los alimentos para bebés están contaminados con niveles peligrosos de Arsénico, Plomo, Cadmio y Mercurio”. En las recomendaciones se señala: “De acuerdo con los documentos internos de las empresas y los resultados de las pruebas obtenidas por el Subcomité, los alimentos comerciales para bebés están contaminados con niveles significativos de elementos tóxicos; incluyendo arsénico, plomo, cadmio y mercurio”. “La exposición a metales pesados tóxicos provoca disminuciones permanentes en el coeficiente intelectual, disminución de la productividad económica futura y aumento del riesgo del futuro comportamiento delictivo y antisocial en los niños”. Efectos “sobre desarrollo neurológico infantil y función cerebral a largo y largo plazo”. Se citan nombres de conocidas empresas de alimentos

Un oficio de la Oficina del fiscal general de ese país (junio 23 / 2022) al gobierno señala: “Los bebés y niños pequeños de hoy necesitan tanta protección contra metales en los alimentos que están comiendo ahora como lo harán los bebés nacidos dos o más años en el futuro”. Y solicita: “Directrices inmediatas de la FDA para los fabricantes de alimentos para bebés, basadas en una métrica de realizabilidad progresiva como se busca en nuestra Petición, es la más conveniente para que el gobierno federal reduzca la contaminación por metales pesados tóxicos en alimentos consumidos por los bebés y niños pequeños de hoy”. “En nombre de nuestros más vulnerables residentes, los llamamos a colaborar para acelerar las acciones federales necesarias para ayudar a reducir significativamente los niveles de plomo, arsénico, cadmio y mercurio en los alimentos para bebés y niños pequeños sin más dilación”. Sería conveniente -en países como Colombia- realizar este tipo de medidas de control.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad