miércoles 05 de mayo de 2021 - 12:00 AM

Reforma tributaria y antimodelo de “desarrollo” colombiano

Escuchar este artículo

En columna de septiembre 4/2013 (¿Explotará la bomba social colombiana?) anotaba que -ya en esos años- “era previsible este estallido de masivas protestas de gente desesperada e indignada”. Pues “diferentes analistas independientes han advertido sobre los desastrosos efectos del antimodelo de “desarrollo” aplicado por los gobiernos”. Las actuales protestas no tienen su origen solo en la cuestionada reforma tributaria propuesta (y retirada) por Duque-Carrasquilla. Estas y las anteriores protestas están asociadas a los crecientes problemas ambientales, de desempleo, de deficiencias en salud, desigualdad, pobreza, hambre e inseguridad que enfrentan los colombianos. Por ejemplo, Vanguardia informó que “Cansados de la falta de soluciones y los problemas crecientes relacionados con el agua, un grupo de ciudadanos de Barichara salió a protestar.” (04/30/2021). Problemas que se agravan con el paso del tiempo.

En este contexto, la discusión en el marco del consenso propuesto no debería limitarse a la retirada reforma tributaria, sino también incluir los diferentes aspectos relacionados con los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) aprobados por Naciones Unidas. Por ejemplo, el ODS 1 es “Poner fin a la pobreza”. El 2: “Poner fin al hambre”. El 4: “Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad”. El 6: “Garantizar la disponibilidad de agua”. Las soluciones a los anteriores ODS están asociadas -entre otros- al Objetivo 8: “Promover el crecimiento económico inclusivo y sostenible, el empleo y el trabajo decente para todos”. Se trata pues de promover el trabajo decente para reducir el hambre y la pobreza mejorando -entre otros- la educación y la investigación, en un país donde la producción nacional se derrumba y predominan el desempleo y la informalidad. Problemas agudizados, pero no creados por la pandemia. Los ODS reiteran la necesidad de proteger los recursos naturales, que son la base del desarrollo sostenible, y promover los empleos verdes.

En este sentido, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) señaló: “Los empleos verdes son fundamentales para el desarrollo sostenible y responden a los desafíos globales de la protección del ambiente, el desarrollo económico y la inclusión social. Al involucrar a gobiernos, trabajadores y empleadores como agentes de cambio, la OIT promueve la ecologización de las empresas... Estos esfuerzos crean oportunidades de empleos decentes, mejoran la eficiencia de los recursos y construyen sociedades sostenibles con bajas emisiones de carbono”.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad