domingo 19 de abril de 2015 - 12:01 AM

Así no es Fonade

Mediante decreto 3068 de 1968 “se crea el Fondo Nacional de Proyectos de Desarrollo”, como un establecimiento público adscrito al Departamento Nacional de Planeación. El decreto estableció que la función de la naciente Entidad sería “financiar total o parcialmente a Entidades de Derecho Público o Privado”, estudios de factibilidad técnico-económica de proyectos, estudios complementarios de proyectos factibles, estudios de prefactibilidad sectorial y subsectorial, estudios generales para identificación de proyectos; en síntesis se creaba el banco para financiar la preinversión que apoyaría la ingeniería de consulta como ejecutora de los estudios objeto de financiación.

Transcurridos 47 años, del Fonade inicial poco queda, pues se ha venido convirtiendo en el intermediario de contratación más grande del país y aunque es una Entidad del Estado, por obra y gracia de los regímenes especiales contrata bajo el régimen privado, como lo hacen, entre otros, el Fondo Adaptación, las Empresas de Servicios Públicos, las Universidades Públicas que consideran que la Ley 80 de 1993 es un obstáculo para el desarrollo de su objeto social.

Vale la pena recordar que Fonade, por mandato de la ley 1150 de 2007, debía regirse por la ley 80 pero por un “articulito” del Plan de Desarrollo Santos I, retornó su actividad contractual al régimen privado y en virtud de ello, por ejemplo, cobra derechos de participación, situación proscrita para las entidades que desarrollan su contratación de acuerdo con las normas vigentes de contratación estatal.

Es tal la cantidad de convenios suscritos por Fonade que ha debido recurrir a particulares esquemas de contratación para la vigilancia de los proyectos que faciliten su trabajo aunque desvirtúen la esencia de una propuesta de consultoría técnicamente elaborada que se basa en una buena calidad de información sobre el proyecto objeto de interventoría.

El mismo nombre “Fábricas de Interventoría” da cuenta que Fonade considera que la consultoría es una mercancía que se puede “empaquetar” en proyectos de disímiles características y localizaciones.

Estamos entonces ante la transformación de una Entidad que fue creada para fortalecer la consultoría y hoy la trata como mercancía de tercera.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad