lunes 27 de noviembre de 2017 - 12:00 AM

Deporte, amor y felicidad en familia

Compartir

JORGE ELIECER DÍAZ WILCHES

jdiaz@vanguardia.com

Soy padre de dos hermosos hijos. La mayor de 7 y el niño de 5 años. Son niños muy despiertos e inteligentes. Con mi esposa permanecemos todo el día trabajando. Salimos a las 7 y llegamos a las 7 lo que dificulta estar con ellos con mayor permanencia. Los sábados trabajamos hasta medio día y dedicamos fin de semana a descansar. Reconozco que preferimos estar en casa que salir. Pero, últimamente se ha presentado un problema: los niños están exigiendo que salgamos juntos a jugar. En el colegio se han caracterizado por ser buenos deportistas. La niña en natación y el niño el futbol.En verdad llegamos muy cansados y por eso de vez en cuando salimos pero a comer o al centro comercial. Debido a su insistencia y lo que manifiesta la suegra queremos solicitar orientación porque no queremos que los niños nos vean como malos padres. Nosotros los queremos y trabajamos para darles lo mejor. Estaremos atentos a sus consejos. 

RESPUESTA

Estimados padres de familia: Es hora de analizar con sinceridad, prudencia y responsabilidad la manera en que deben ayudar a sus hijos a desarrollar sus habilidades y talentos especiales. No basta con brindarles ciertas comodidades. Necesitan de su presencia tanto física como emocional para compartir y disfrutar sus logros deportivos. Eviten dejar pasar el tiempo sin vibrar a su lado viéndoles brincar, gritar, reír y finalmente decir: Gracias por estar a nuestro lado. Nos hacen muy felices. He ahí la razón misma para luchar y seguir viviendo. 

REFLEXION

El tiempo pasa y los hijos crecen en un abrir y cerrar los ojos. Comprométase disfrutar su crecimiento desde temprana edad estimulando sus habilidades y talentos especiales favoreciendo suautonomía, autoconfianza, disciplina, creatividad, imaginación y responsabilidad. Papá y mamá serán ejemplo de una vida saludable fomentando el deporte a través de los hijos en actividades como: natación, patinaje, montar en bicicleta, futbol, basquetbol, tenis o atletismo.  Implementen reglas y horarios sin que los chicos descuiden sus actividades escolares. Genere rutinas caminando, trotando, subiendo escaleras, compartiendo esa comunicación cercana y amigable que debe reinar en la familia en todo momento. Evitar el sedentarismo infantil es su prioridad alejándoles del celular y las redes sociales. En Navidad propicie regalos que incentiven actividades deportivas tomando decisiones saludables que permitan a los hijos crecer en un ambiente colmado de paz, confianza, respeto y mucho amor. 

 

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Publicado por
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad