miércoles 20 de julio de 2022 - 12:00 AM

Apoyo razonable y congreso independiente

El presidente Petro ha invitado a las diferentes corrientes políticas a unir esfuerzos en la construcción de un nuevo y mejor país, propuesta soñadora, razonable, suprema y lógica

A partir del día de hoy inicia labores el nuevo Congreso que habrá de aprobar las leyes para hacer realidad las promesas de campaña del nuevo gobierno, encaminadas ellas a lograr un país más equitativo en el campo social, lo cual debe ser un propósito de todos, actuando con solidaridad, y sin egoismos, convencidos que ese es el mejor camino para vivir en paz.

El presidente Petro ha invitado a las diferentes corrientes políticas a unir esfuerzos en la construcción de un nuevo y mejor país, propuesta soñadora, razonable, suprema y lógica, a la cual debemos apoyar, independiente de las creencias políticas que se profesen. La preocupación es como hacerlo, la forma de alcanzarlo, el plazo para lograrlo, los efectos que las decisiones puedan tener sobre otros sectores y los intereses económicos y políticos individuales que suelen afectar la toma de decisiones.

Aunque muchos de los congresistas fueron sus acérrimos críticos, el presidente electo ha logrado en forma admirable y con prontitud, unir a su alrededor una bancada mayoritaria del Congreso, que le asegura, según dicen, la aprobación de sus proyectos desde antes de su presentación. Esto no es sano y conveniente para el país.

No quiero pensar que ese hecho sea producto de reparto de cargos o compromisos gubernamentales como ha sido cos-tumbre, porque entonces donde está el cambio prometido, solo en la orientación de nuevos recursos hacia el sector social, lo cual esta bien, mientras las costumbres politiqueras y la corrupción siguen rampantes.

La labor de los congresistas debe ser independiente del gobierno y aunque es aceptable que quienes hacen parte de su partido apoyen sus propuestas en forma irrestricta; no es lógico que los miembros de otras colectividades políticas lo hagan sin previo análisis y debate, solo porque manifestaron su apoyo a los principios generales del acuerdo nacional planteado por el Presidente.

Soy opositor radical a la oposición irracional, como también apoyo a los contradictores cuando tienen la razón y ella con-tribuye a construir país. Por ello abogo por un estudio serio y claro de los proyectos, con independencia y propósitos altruistas, sin importar de donde ellos vinieren y buscando el bien común, porque lo importante no es el gobierno, sino los intereses nacionales. Actuar en manada no es propio de los humanos y menos de los integrantes de un cuerpo legislativo.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad