miércoles 14 de agosto de 2019 - 12:00 AM

Bien por la ruta del cacao

Nos queda la preocupación sobre la solución que debería dársele a los problemas de los coluviones en la ruta actual entre La Represa y Lisboa

Con satisfacción vemos avanzar las obras de la Ruta del Cacao, desde Barrancabermeja hasta la Represa del Sogamoso y sabemos del trabajo soterrado que se esta haciendo con la construcción del túnel de dos carriles, que nos llevará hasta Lisboa, lo cual nos hace renacer las esperanzas que pronto tendremos la tan anhelada vía rápida entre las dos ciudades más importantes de Santander. De esta necesidad sentida veníamos hablando desde hace más de tres décadas, como eje vial estratégico para la comunicación con el resto del país, así como alternativa funcional para el tráfico pesado del nororiente colombiano, que se dirige y viene del occidente y la costa Atlántica. No podíamos continuar aislados de los tres proyectos viales más importantes del país: la ruta del sol, en construcción, la navegabilidad del Magdalena, en su fase inicial de desarrollo y la recuperación del Ferrocarril del Atlántico, aún en añoranzas y sueños.

Con esta vía de cuatro carriles, vamos a estar los bumangueses a solo una hora aproximadamente del Magdalena Medio Santandereano, cuya localización en el centro del territorio nacional, poseedor de tierras fértiles y abundante agua, con una topografía plana, excelente radiación solar y subsuelo rico en hidrocarburos, hacen de él una región privilegiada, donde los santandereanos, con el apoyo de inversionistas extranjeros, tendremos la mejor oportunidad para desarrollar empresas relacionadas con la industria petrolera y nuevas tecnologías de generación de energía, como también el crecimiento del sector agroindustrial y pecuario.

Nos queda la preocupación sobre la solución que debería dársele a los problemas de los coluviones en la ruta actual entre La Represa y Lisboa, donde todos los esfuerzos por contener los deslizamientos han fracasados y seguirán fracasando, porque las fallas geológicas no desaparecerán. Tarde o temprano se tendrá que recurrir a puentes o túneles similar al que se esta construyendo, para asegurar los cuatro carriles de un permanente transito en la zona, lo cual desde ahora deberíamos construir.

Importante mantener el ritmo de trabajo que se trae y estar pendientes de las dificultades que se puedan presentar en su avance. Sabemos de las demoras para obtener los permisos ambientales en algunas ocasiones, casos en los cuales el gobierno departamental y los municipios podrían ayudar a solucionar con su gestión. Esperamos alcanzar a verla.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad