miércoles 24 de noviembre de 2021 - 12:00 AM

Desarrollo regional y migraciones

Escuchar este artículo

Santander es un departamento de regiones, existiendo una diferencia muy grande en el desarrollo social y económico entre ellas y especialmente comparándolas con el Área Metropolitana de Bucaramanga. Cuando se dan estas diferencias, es muy frecuente la migración hacia la capital de sus jóvenes en edad productiva, buscando mejores oportunidades de vida, perdiendo la provincia un potencial humano valioso para mantener y jalonar el futuro próspero del terruño natal.

Si existieran opciones aceptables de calidad de vida y progreso en esos lugares, esas migraciones no solo serían menores, también se mantendría el dinamismo social y económico propio de la adolescencia y madurez, y los pueblos no envejecerían, como ocurre frecuentemente.

Algo más, buena parte de esos desplazamientos corresponden a personas con dificultades económicas que quieren probar suerte en ciudades más desarrolladas, a donde llegan sin nada, a engrosar los cinturones de pobreza, la mendicidad y en casos de urgencia, la inseguridad.

No es posible tener calidad de vida si los vecinos tienen las necesidades básicas insatisfechas, y esto aplica a nivel individual y en conglomerados poblacionales. Lo estamos viviendo con las migraciones provenientes de países en dificultades, que tratan de ir a Estados más desarrollados a aventurar y en menor escala entre regiones en un mismo país o departamento.

El comentario va encaminado a reflexionar sobre la necesidad de apoyar el desarrollo de la provincia santandereana, especialmente en aquellas regiones con mayores dificultades, para que su población tenga la oportunidad de contar con una educación de calidad, servicios públicos y de salud adecuados, y unas buenas vías de comunicación, indispensable para su sostenibilidad económica.

La UIS, dentro de su proyecto de llevar educación superior a las regiones, acaba de concluir la construcción de un excelente edificio de aulas y laboratorios, para formar allí técnicos y profesionales que beneficiarán el sur del departamento y las regiones vecinas, disminuyendo la brecha con la capital en materia educativa, al igual que lo está haciendo en las otras provincias del departamento.

La formación sola no asegura la sobrevivencia y el éxito; es necesaria la utilización del conocimiento y las actitudes positivas para lograr resultados. Es importante la unión de esfuerzos públicos y privados para generar oportunidades laborales dentro de las vocaciones y fortalezas regionales. Esta es una tarea que implica la unión de esfuerzos entre el sector privado y público mediante planes de desarrollo concertados y a largo plazo. Solo así se disminuirá la migración y la brecha regional.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad