miércoles 25 de agosto de 2021 - 12:00 AM

El pastorcito mentiroso

Pongámosle pilas a un proyecto a ejecutar en corto plazo, viable desde el punto de vista económico y ambiental, y que incluya desde ya, la educación permanente de la comunidad en el manejo de las basuras.
Escuchar este artículo

Como en la moraleja del pastorcito mentiroso, nuestros gobernantes pensaban que podían seguirle tomando el pelo a la autoridad, quien desde hace más de una década había advertido sobre el cierre del Carrasco, aduciendo los riesgos de una catástrofe ambiental producto del peso de las basuras acumuladas por muchos años y la proximidad a las áreas urbanas ya pobladas.

Fueron tantas las prórrogas, que ya no se les creía. Solo cuando se vencian, se volvía a prestarle importancia al tema; aunque también, cuando aparecian noticias sobre posibles intereses indebidos en las propuestas, más por el chisme, que por la preocupación del problema.

Hoy, se está buscando con afán, salidas temporales para superar la emergencia; mientras se encuentra una alternativa que solucione la crisis en forma definitiva y permita un manejo más técnico, eficiente y ecológico de los desechos.

Se habla de nuevos centros de acopio en municipios cercanos, pero ninguna comunidad quiere recibirlos en su comarca y desean que aún los propios, se los lleven a otra parte. En algún sitio habrá que montar el manejo de los residuos, eso sí, con seguridad para la población.

En el mundo moderno existen muchas alternativas tecnológicas para el manejo de las basuras, con alto grado de eficiencia y hasta productividad, diferentes a los anticuados depósitos al aire libre o bajo tierra, los cuales son contaminantes, costosos y de alto riesgo.

En el pasado gobierno municipal, estuvo en boga el montaje de una planta de tratamiento de basuras, que apuntaba al uso de estas tecnologías, el cual se abortó por problemas jurídicos; pero vale la pena retomar la idea, mirar empresas especializadas en estos modelos, y dentro de la legalidad, pactar desarrollos que apunten hacia el manejo de las basuras en una forma moderna.

Cualquier alternativa que se tome exige el aporte de la comunidad para un buen reciclaje, el cual no ha sido posible en nuestro medio a pesar de varios intentos. Solo el 3% de las basuras se reciclan en la ciudad.

Es necesario, con el liderazgo de las alcaldías y el concurso del Área Metropolitana, darle una solución temporal a la emergencia, independiente de lo que cueste; e igualmente, con urgencia, retomemos las alternativas vistas con anterioridad, sobre las cuales hay bastante trabajo adelantado, como también otras que encontremos pronto. Pongámosle pilas a un proyecto a ejecutar en corto plazo, viable desde el punto de vista económico y ambiental, y que incluya desde ya, la educación permanente de la comunidad en el manejo de las basuras. La solución comienza en casa.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad