miércoles 05 de febrero de 2020 - 12:00 AM

Empleo o trabajo independiente

La única forma de ganarse la vida no es siendo empleado, el trabajo independiente es una fuente muy importante de éxito y generación de recursos económicos
Escuchar este artículo

Se ha visto en las universidades, especialmente en aquellas de origen privado, la disminución de aspirantes para realizar sus estudios superiores, cuando veníamos en un proceso gradual de incremento alcanzando una cobertura del 52,8% en el 2018 entre jóvenes de los 17 y 21 años. Este indicador es muy importante para el país, por ser el talento humano el capital más valioso para el desarrollo social y económico de cualquier región. Pero en los dos últimos años, esta cobertura ha descendido en forma progresiva, mostrando cierto desinterés por mejorar su formación académica en la población en edad de realizar este tipo de educación.

Podrían existir muchas razones para ello, como factores familiares, económicos, laborales y de calidad, pero quizás las más importantes son la incapacidad del sector empleador para absorber el personal calificado y la baja remuneración que éste tiene en el mercado laboral. Sin querer menospreciar cualquier ocupación u oficio, con frecuencia se encuentran profesionales titulados ejerciendo actividades muy diferentes a la profesión para la cual se educaron, simplemente porque con ellas obtienen unos mejores ingresos monetarios, o porque no lograron conseguir empleo en el área de su formación.

Aunque el sector productivo vincula gran parte del talento humano que sale de las instituciones de educación superior, su crecimiento y relevo generacional no alcanza para absorber la cantidad de profesionales, técnicos y tecnólogos que salen a buscar trabajo calificado y muchos de ellos tienen que migrar a buscar mejores horizontes en otros lares, siendo esto una verdadera pérdida para el país.

La única forma de ganarse la vida no es siendo empleado, el trabajo independiente es una fuente muy importante de éxito y generación de recursos económicos si se hace con calidad, conocimientos, innovación y actitudes positivas.

Las pequeñas y medianas empresas constituyen el principal generador de trabajo en el país y podríamos incrementar su desarrollo en calidad y cantidad si el recurso humano egresa de la educación superior, no solamente con conocimientos, también con un espíritu emprendedor acompañado de una formación básica en creación y administración de empresas que le permitan ser inicialmente dueño de su propia micro-empresa.

Las universidades están llamadas a ser transformadoras sociales y generadoras de un desarrollo socioeconómico armónico y no solo transmisores de conocimientos. “La imaginación es más importante que el conocimiento. El conocimiento es limitado y la imaginación circunda el mundo”. Albert Einstein.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad