miércoles 21 de septiembre de 2022 - 12:00 AM

La apertura de la frontera

El anuncio de la restauración de relaciones con Venezuela y la apertura de la frontera a partir del próximo 26 de septiembre, es una excelente noticia

En la historia de la humanidad, hemos visto que un pueblo con hambre busca los medios que sean para solventar sus problemas y la alternativa más facil es acudir a los vecinos que tienen mejores condiciones de vida. Esa es la razón de las grandes migraciones que vemos hoy en día en el mundo y que deberían ser solventadas con el apoyo para que en sus territorios mejoren las condiciones socioeconómicas.

Por siete años y por diversas razones, especialmente de tipo político, la frontera con Venezuela ha permanecido teóricamente cerrada, afectando el transito legal de personas y viveres entre ambos paises.

Pero la necesidad obliga. Por trochas, desde el comienzo del cierre y durante todos estos años, ha existido un intenso comercio ilegal, como también, el paso de muchas personas y familias completas que a pie y con trasteo a cuestas, traspasaron los límites buscando un mejor futuro en Colombia. Es imposible controlar la migración en 2.219 kms de frontera existente, la cual nos ha unido siempre.

El impacto social y económico de tal cierre ha sido funesto para ambos lados. Inicialmente, las economías de las zonas limitrofes se fueron a pique, pero con el transcurrir del tiempo, las comunidades se adaptaron a las circunstancias y a un nuevo modelo de comercio informal, que con el paso del tiempo se extendió por todo el país vecino.

Adicional a ello, la tragedia de los migrantes se volvió un problema humanitario en nuestro medio, pero tambén laboral y de seguridad, que se amainó con el establecimiento de normas transitorias, con la esperanza de un cambio político en el vecino país, lo cual no debería ser indispensable para mantener las relaciones comerciales.

El anuncio de la restauración de relaciones con Venezuela y la apertura de la frontera a partir del próximo 26 de septiembre, es una excelente noticia, que mejorará la economía y las condiciones de vida del vecindario, pero también para nuestro país y especialmente para los departamentos limítrofes, los cuales han sido los más afectados por el cierre.

Se abren nuevas oportunidades, en momentos en que Venezuela comienza a recuperarse y requiere crecer, y nosotros necesitamos exportar más y en forma legal, disminuir las migraciones y dinamizar la economia regional.

Esperamos que esta experiencia y el respeto mutuo permitan unas buenas y duraderas relaciones.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad