miércoles 06 de noviembre de 2019 - 12:00 AM

La liquidación de EPS

Decisiones como estas deben ser apoyadas, con el fin de sanear el sistema y poco a poco recuperar la credibilidad en el mismo
Escuchar este artículo

Desde hace años se venía insistiendo en la necesidad de tomar medidas para poner en cintura las EPS a nivel nacional y asegurar en esta forma la calidad del servicio a los usuarios, función que por norma corresponde a la Superintendencia de Salud. Esta entidad del gobierno, encargada del control del aseguramiento en salud, tomó la decisión, en días pasados, de liquidar tres EPS: Cruz Blanca, Emdisalud y Saludvida, esta última medída suspendida a última hora en forma temporal, mientras se falla en definitiva una medida cautelar establecida por un juez en Valledupar, ante una tutela contra su liquidación.

En esta ocasión, se trata de EPS con un volumen no muy alto de afiliados, lo cual hace más facil su reubicación en otras entidades; problema que es muy traumático cuando el número es alto y no hay capacidad de recepción en otras EPS. En situaciones anteriores se había optado por la intervención estatal, con resultados no muy favorables.

Conocemos las dificultades con que venían trabajando las mencionadas entidades, las cuales, a pesar del esfuerzo de varios años, no lograron superar los problemas financieros con que venían y fueron perdiendo su red de servicios por falta de pago, con menoscabo de la calidad de atención a sus usuarios.

Entendiendo el actuar de la Super como una medida extrema e inevitable cuando las cosas no tienen otra alternativa. Decisiones como estas deben ser apoyadas, con el fin de sanear el sistema y poco a poco recuperar la credibilidad en el mismo, para bien de todos los colombianos que clamaban tomar medidas en busqueda de una mejor atención.

Lo más importante en estos casos es asegurar los servicios a los afiliados que estaban en estas EPS liquidadas y presevar la continuidad de los tratamientos, así como vigilar el cumplimiento de los derechos laborales de sus empleados. Por información de la Supersalud, todos los afiliados de las dos primeras EPS mencionadas fueron trasladados, a partir del pasado 1º de noviembre, sin mayores contratiempos, a EPS de reconocida solvencia y calidad de servicio; al igual que se ha promovido la vinculación de los empleados a las EPS receptoras.

Esperamos que esta decisión de la Super traiga un gran beneficio, en primer lugar para los usuarios, con una mejor atención en sus nuevas EPS; como también para el Sistema, adquiriendo experiencias sobre estos procesos de traslados de usuarios, en casos tan criticos como el que motivó la liquidación de las EPS mencionadas.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad