miércoles 07 de diciembre de 2022 - 12:00 AM

Podemos ser diferentes y vivir en paz

Cada cuatro años, el mundo vive a través del fútbol, una de las fiestas más importantes del deporte, que cautiva la atención de muchos, incluidos los colombianos.

En esta oportunidad, el mundial de fútbol se está realizando en Catar, un país arabe, muy pequeño y rico, donde el fútbol no es pasión, pero que quiso con su realización, mostrarse al mundo y vender un mensaje de paz y reconciliación con el eslogan, “Podemos ser diferentes y vivir en paz”.

Todos somos conocedores de las históricas guerras vividas desde la antigüedad por los pueblos árabes por diversas razones, incluyendo su origen, las creencias religiosas, disputas geográficos y raciales, la distribución del poder y la riqueza, y en las últimas épocas, los intereses petroleros mundiales.

Nada más propicio para nuestro país que este mensaje de reconciliación que ha querido enviarnos Catar con la realización del mundial. Colombia es un pais de regiones, con una población diversa en sus ancestros, costumbres, actitudes, clases sociales, ideologías y desarrollo, lo cual es necesario comprender y cambiar de actitud, para convivir sin odios y rencores, díalogar sin apasionamientos y pensar en construir la paz con todos y para todos, bajo unos principios sociales y den-tro de un ordenamiento democrático, con justicia y libertad.

Uno de los sueños del actual gobierno es lograr lo que él ha llamado la “paz total”, lo cual es también un anhelo de todos los colombianos, después de haber sufrido tantos años de violencia y vidas perdidas. Su construcción implica el aporte de todos y el ejemplo de los líderes sociales, políticos y económicos, dejando a un lado los sectarismos, el individualismo, la arrogancia revanchista y las agresiones de cualquier orden, las cuales nada aportan al propósito fundamental, la convivencia pacífica.

Como anticipo de este proyecto de paz total, en días pasados se inició un nuevo intento de negociación con el ELN, encaminado a lograr un acuerdo de paz firme y duradero. Nunca serán vanos los esfuerzos que se hagan para lograrlo, pero no de cualquier manera. Solo será sostenible lo pactado si exite un compromiso general, su ejecución es viable y contribuye a la reinserción y disminución de la brecha social; además de aportar sin distingos al crecimiento económico de la población, pilar fundamental para un bienestar común.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad