miércoles 14 de septiembre de 2022 - 12:00 AM

Política y economía

Los cambios democráticos deben ser aceptados por la sociedad con expectativa y optimismo y las decisiones económicas a tomar por el gobierno, realizarlas con mesura

La economía es la ciencia que estudia los recursos, creación de riqueza y producción, distribución y consumo de bienes y servicios para satisfacer las necesidades humanas; mientras la política, es la ciencia que trata el gobierno y la organización de estas sociedades humanas. El buen manejo de los dos aspectos son fundamentales en la supervivencia de los pueblos y su concatenación, hacen que las sociedades sean prosperas y mejoren la calidad de vida de sus integrantes.

Con frecuencia y especialmente en los paises subdesarrollados, los intereses individuales o grupales priman sobre los comunales y sus deseos de poder o riqueza material hacen que cada vez sea más la población oprimida o deprimida, según la fortaleza de cada grupo de interés. Cuando los dos elementos se unen y quedan en manos de pequeños grupos, la situación se vuelve más crítica y las condiciones de vida de la población se hace más paupérrima.

En los paises desarrollados, los dos elementos marchan a la par, cada uno desempeñando el papel que le corresponde y conviviendo en forma armónica, sin que sus decisiones resquebrajen las estructuras socio-economicas, de tal manera que la implantación de cualquier modelo, politico o económico, permite mantener el bienestar de la población. Esto es producto de la madurez y la experiencia vivida después de muchos errores cometidos y el sufrimiento de sus consecuencias. Entonces entendieron que los cambios de tendencias gubernamentales no deben causar mayores cambios sociales o económicos.

En nuestro caso y quizas por tantos años de gobiernos capitalistas, el triunfo del socialismo ha causado pavor en los perdedores, y algunas actitudes revanchistas y radicales en quienes asumieron el poder. Nada peor para el bienestar que asumir tales actitudes, porque al final todos perdemos; la economía se puede undir, y sin recursos, no hay gobierno que se sostenga en el tiempo, excepto en regímenes dictatoriales.

Los cambios democráticos deben ser aceptados por la sociedad con expectativa y optimismo y las decisiones económicas a tomar por el gobierno, realizarlas con mesura, concertación, interés social y economico, y visión de largo plazo. No todo lo del pasado es malo, como tampoco las nuevas propuestas debe ser tomadas a mal. Es válido que debemos hacer ajustes, pero ellos no deben ser radicales, ni abruptos en su aplicación y destructivos para la economía.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad