sábado 13 de junio de 2020 - 12:00 AM

Instituciones globales y líderes estadistas a desafíos globales

La institucionalidad internacional quedó obsoleta frente a los desafíos del mundo actual.
Escuchar este artículo

El COVID-19 causó una crisis de salud pública global y está dejando la peor crisis económica desde la depresión de los 30s y la Segunda Guerra Mundial. De acuerdo con la CEPAL, la proyección de crecimiento del PIB de América Latina y el Caribe para este año es de -5.3% y para Colombia de
-2.6%. Además de la crisis económica y de salud pública que enfrenta la humanidad, esta pandemia evidenció dos problemas: ausencia de liderazgo y débil institucionalidad.

La institucionalidad internacional quedó obsoleta frente a los desafíos del mundo actual. El sistema de las Naciones Unidas no desempeñó el rol que está llamado a ejercer ante un desafío como el que nos plantea esta pandemia. En nuestra región no hay una institución que haya coordinado las acciones de nuestros gobiernos. Pareciera que la concepción del Estado-nación que surgió y ha permanecido desde el tratado de Westfalia en 1648 hoy adquiere más relevancia. La visión realista del poder del estado, la soberanía y el nacionalismo se han fortalecido, mientras la cooperación se ha debilitado, afectando al sistema internacional. A esta débil institucionalidad se suma la ausencia de liderazgos.

Es lamentable, pero actualmente abundan mandatarios populistas y nacionalistas en países desarrollados y en nuestra región, los cuales han tomado decisiones desacertadas, ejerciendo un estilo de liderazgo enfocado en señalar a terceros y agentes externos como las causas exclusivas de los problemas actuales desconociendo su propia responsabilidad y polarizando internamente a las sociedades. Cuando el COVID-19 inició no hubo un líder en el mundo, quizás excluyendo Alemania, que guiara y uniera al resto para enfrentar de manera conjunta y coordinada esta pandemia. Latinoamérica no es la excepción; la ausencia de liderazgo en nuestros mandatarios no ha permitido una coordinación para enfrentar, desde por lo menos una perspectiva regional, esta crisis que hoy tiene como epicentro nuestra región.

Lo que evidencia las consecuencias de esta pandemia es que se requieren instituciones supranacionales, que promuevan la cooperación y coordinación del sistema internacional y de líderes estadistas que unan gobiernos y sociedades para afrontar con un enfoque humanista los problemas que nos desafían.

Jorge guzmÁn
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad