sábado 15 de enero de 2022 - 12:00 AM

La geopolítica de la migración en la región

xxx
Escuchar este artículo

El 12 de diciembre pasado el gobierno de Nicaragua decidió reconocer a “una sola China” en detrimento de las relaciones con Taiwán. Este sin duda es un triunfo más de la diplomacia y la presencia de China en Latinoamérica, que se expande y profundiza no solo en las relaciones económicas y comerciales, sino políticas. Ante este panorama, Estados Unidos está reaccionando, pero se requiere de una política de largo plazo hacia la región.

El anuncio de Nicaragua se suma al reconocimiento de una sola China del gobierno de Bukele en El Salvador. Los casos de Nicaragua y El Salvador tienen un interesante análisis desde el punto de vista del tipo de liderazgo autoritario y populista de sus mandatarios, los cuales generan profundas inquietudes en torno al debilitamiento institucional y democrático en sus países.

La nueva administración de Biden en Estados Unidos ha redefinido las prioridades de la política exterior y con la región son tres los pilares en que se fundamenta: Medio ambiente, migración y COVID. La directora de USAID, agencia de cooperación internacional de los Estados Unidos, Samantha Power, realizó una visita a Centro América el año pasado, (Honduras, El Salvador y Guatemala) en la que enfatizó que el apoyo de ese país hacia la región se enfocará en atender las raíces de la migración hacia los Estados Unidos, trabajando con poblaciones locales, generando oportunidades y fortaleciendo la seguridad, la economía y la gobernanza. Por su parte, en Suramérica, USAID aprobó el año pasado una cooperación sin antecedentes por valor de 300 millones de dólares para apoyar a Colombia en la atención a los migrantes venezolanos.

Sin duda son apoyos muy importantes para la región y para el país. Sin embargo, la estrategia en la atención al problema de la migración desde Centroamérica y de la crisis humanitaria producida por la migración de Venezuela debe ser de largo plazo. Ambos son retos mayúsculos que Estados Unidos deberá abordar con mayor decisión, políticas bipartidistas y apoyo económico a Latinoamérica. Es una oportunidad, además, que Estados Unidos puede aprovechar para responder al incremento de la presencia China en la región.

JORGE GUZMáN
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad