sábado 17 de octubre de 2020 - 12:00 AM

Migración venezolana 2.0

Se calcula que un 80 por ciento de los venezolanos que regresaron a su país durante la pandemia volverán a Colombia con una persona adicional.
Escuchar este artículo

Colombia ha afrontado la segunda mayor oleada migratoria global contemporánea después de Siria. Las administraciones de Santos y Duque coincidieron en ser generosos por la historia común y por reciprocidad, pues Venezuela recibió más de dos millones de colombianos en la década de los 70s por la bonanza petrolera. La mayoría de nuestros connacionales que viajaron eran mano de obra no calificada. El gobierno venezolano nunca hizo un censo, registro y regularización, por lo que su condición de irregularidad les impidió graduarse de bachiller y generar mejores ingresos. Solo hasta el gobierno de Chávez, muchos accedieron a la ciudadanía venezolana a través de la Misión Identidad, la cual no obedecía a factores migratorios sino a intereses electorales. Hace bien Colombia en aprender de las falencias cometidas en el pasado en la región y ver las oportunidades de mejora que la historia ofrece.

El gobierno nacional ha regularizado a través del Permiso Permanente de Permanencia a aquellos venezolanos que ingresaron formalmente, lo que les ha permitido trabajar, estudiar, abrir cuentas bancarias y acceder a salud por dos años renovables. Es un estatus temporal y aún no es una medida estructural de largo plazo. Es necesario presentar un proyecto de ley que defina los procedimientos para aquellos que han tenido buen comportamiento para que accedan a un estatus migratorio más permanente en el que puedan ser residentes e incluso más adelante acceder a la ciudadanía.

Se calcula que un 80 por ciento de los venezolanos que regresaron a su país durante la pandemia volverán a Colombia con una persona adicional. Es necesario establecer mayores controles de ingreso en los puntos formales y exigir certificados de pruebas de Covid-19 por razones de salud pública. El flujo irregular continuará por una frontera imposible de controlar por su extensión de 2.219 km. La migración humanitaria acentúa las dificultades sociales y económicas que deja la pandemia. Asimismo, Colombia debería enfocar los escasos recursos de cooperación internacional en la reducción de la inequidad y bajo ese rubro atender a los migrantes venezolanos y las comunidades receptoras en el desarrollo de proyectos productivos, educación, salud y servicios básicos.

JORGE GUZMáN
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad